Colabora para recaudar fondos a favor de UNICEF

Vanesa Lorenzo, en la recta final de su embarazo

¿Y tú qué opinas?

Vanesa Lorenzo
Lluís Bou

15 de diciembre de 2013, 09:00

Con el brillo en los ojos que la acompaña desde supo que iba a ser mamá y muy guapa, luciendo uno de sus diseños, Vanesa Lorenzo, la novia del jugador del Barça Carles Puyol, se convirtió en la flamante madrina de la colección solidaria de Montblanc, Meistertuck ‘Signature for Good’, que se presentó en Barcelona con el objetivo de recaudar fondos a favor de UNICEF y sus programas de alfabetización de los más pequeños en África, Asia y Latinoamérica.

“Como futura mamá me resulta imposible pensar que un niño no pueda tener el derecho vital de aprender a leer y escribir, de acceder a los conocimientos más básicos que le permitan enfrentarse a la vida”, dijo la modelo catalana, que será mamá de una niña a mediados de enero y que se siente especialmente sensibilizada con las carencias que sufren los niños en todo el mundo. “La responsabilidad de tener un hijo te hace reflexionar sobre muchas cosas”, añadió Vanesa, que comparte su espíritu solidario con Carles Puyol, el hombre que ocupa su corazón desde enero. “Yo creo que tenemos una responsabilidad. Cuando te ofrecen iniciativas así y crees que puedes ofrecer algo como esta iniciativa no puedes girar la cara, tienes que aportar tu granito de arena como puedas”, explicó la modelo, que está disfrutando a tope de su embarazo. “De momento estoy muy bien, he tenido un embarazo buenísimo. Me queda un mes y dos semanitas para dar a luz. Va a ser el mejor regalo del 2014, un hijo es lo mejor que se le puede pedir a la vida”, dijo Vanesa, que nos aseguró que Carles y ella no han decidido aún el nombre de su niña. “Todavía no, porque queremos verle la carita. Barajamos algunos nombres, pero esperaremos a que nazca. Lo más importante es que estamos los dos muy centrados en adaptarnos a esta nueva etapa muy tranquilos, positivos y sin miedos”, dijo Vanesa.

Unas Navidades muy especiales

La pareja, que aún no tiene preparada la habitación de la pequeña –“Vamos un poco tarde”, dijo entre risas– , espera con ilusión la llegada de su primera hija a la que tiene muy claro que va a educar con el valor de la solidaridad siempre muy presente. “Para mí la empatía es una de las cosas primordiales en un ser humano, el saber cambiarse la gorra. Parece fácil pero es tan difícil. Si no te cambias la gorra y no intentas sentir o visualizar otras posturas en la vida, al final vives en un mini mundo, lejos de la realidad. Nosotros somos unos privilegiados, pero ser privilegiado no significa no mirar fuera”, sentenció Vanesa.

Mientras espera ilusionada la llegada de su primera hija, Vanesa nos muestra en las redes sociales pinceladas de cómo es su día a día, practicando yoga, por ejemplo. O algunos de los regalos que ya va recibiendo para la niña, como algunas prendas de ropa elaboradas a mano por su tía.