Terelu con sus porras, Belén de estrella, Kiko H. soltero de oro...

El universo ‘Sálvame’ se convierte en obras de arte gracias a Mariscal

El ‘padre’ de Cobi transforma a los rostros del magacín en protagonistas de su último trabajo

Cerrar galeríaDesplegar galería
1 / 13

1 / 13

CASA SALVAME MARISCAL. Así es la 'Casa Sálvame' que imagina Javier Mariscal

2 / 13

Jorge Javier

3 / 13

Belen

4 / 13

Terelu y Karmele

5 / 13

Raul y David

6 / 13

Raquel Bollo

7 / 13

kiko Matamoros Lydia. Kiko Matamoros y Lydia

8 / 13

Paz Padilla

9 / 13

Kiko Hernandez

10 / 13

Patino y Carlota. Patiño y Carlota

11 / 13

Mila Ximenez

12 / 13

J.Manuel Gema Gustavo Chelo

Más Sobre...

Sálvame

4 de octubre de 2016, 09:28

Los hemos visto hacer prácticamente de todo. Han sido maniquíes vivientes, modelos, Meninas ( Lydia Lozano), han posado como iconos de la fotografía, se han vestido de Celia Cruz (otra vez a Lydia Lozano) y hasta se han convertido en Aramis Fuster (no Lydia no, Kiko Hernández). Y ahora Javier Mariscal, uno de nuestros mayores referentes del diseño, ha realizado un trabajo en torno a 'Sálvame', el único programa ‘corrala-show’. Y precisamente así los refleja, como los personajes del ’13, Rue del Percebe’.

Relacionado con esta noticia

La propuesta que le hicieron llegar a Mariscal era todo un reto, pues el artistas JAMÁS había visto un programa de ‘Sálvame’. “Desde el primer día les dije que no tenía tele y que no había visto nunca el programa. Por tanto, al ser virgen, no tenía prejuicios. Les propuse hacer una serie de retratos fotográficos de cada uno de ellos, en diferentes situaciones cotidianas, en el baño, en la cama, en la cocina...”. Una colaboración que se gestó desde la creación de la imagen corporativa de la segunda edición de la ‘Sálvame Fashion Week’.

Mariscal reconoce que ha sido un proyecto que le ha hecho sentir de maravilla, pues ha conectado con los protagonistas de los retratos. “A mí me encanta jugar, reivindico jugar. Hasta que me muera seguiré jugando y ellos al fin y al cabo también están jugando cada día. Ahí se produjo la gran conexión, al reírnos de nosotros mismos. He intentado darle a las fotos esta vitalidad y esa alegría que transmiten”.

Además, asegura que trabajar con esta “pandilla de actores locos, de personajes” ha sido algo divertidísimo, y se queda con una cosa: el buen rollo que se vivía entre ellos y que existía verdadero cariño. ¡Ay, si las riñas, al final, no van a ser más que cosa de enamorados!

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...