GALERÍA DE FOTOS: Del sofá labio a la bañera

Todos los momentazos de Kylie Minogue en su gira

Cerrar galeríaDesplegar galería
1 / 8

1 / 8

Empezar así un concierto es toda una declaración de principios...

2 / 8

¡Nadie diriía que la Minogue tiene 46 años!. ¡Nadie diría que la Minogue tiene 46 años!

3 / 8

Recuerden, ¡el 'twerking' no lo inventó Miley!

4 / 8

Con un corsé se balancea sobre un morenazo

5 / 8

Jugueteando con una bailarina

6 / 8

Disfrazada de muñeca, como una auténtica Barbie

7 / 8

Pese a ser menuda, su presencia llena el escenario

Más Sobre...

Conciertos famosos

14 de octubre de 2014, 16:00

Por JULIA GUINOVART

Nadie puede con ella. Ni siquiera el tiempo, inclemente e irrespetuoso, le ha quitado un pelo de atractivo. Es más, parece que Kylie Minogue mejora con los años. Y no es solo por sabiduría, ni por oficio, ni siquiera por profesionalidad, es simplemente porque es Kylie. Y así lo está demostrando en su gira, que ha recalado en nuestro país esta semana (el lunes en Madrid, el martes en Barcelona).

La diva pop aparece en el escenario y su menuda figura lo llena todo. Sus gestos, sus bailes, su voz y sus trajes. La australiana se cambia de vestido más de cinco veces, baila numerosas coreografías, se revuelca en un sofá (made in Dalí por gracia de Tusquets), se mete en una bañera, hace twerkings, grita... Todo lo que haga falta para demostrar que sus 46 años no están reñidos con el sex appeal del que hace gala desde que empezó. Por algo es una de las reinas. Por algo muchos la coronaron el Madrid la reina pop tras cantar en las fiestas del Orgullo Gay. Un momento guardado como icónico para muchos.

El lunes, en Madrid, enloqueció a 6.000 personas, y en Barcelona se espera algo parecido. Termina sus conciertos con 'All my lovin' y 'The Loco-Motion', un tema de 1988 que todavía engancha al personal como el primer día.

Llena de cabeza y de inteligencia, con los pies en la tierra y mucha empatía con su público, Minogue no vende solo una cara bonita y eso, la mayoría, lo aprecia. Así siga hasta que le de la real gana. Que para eso es la reina.

Aquí les dejamos un recuerdo de los 80, sus pelos cardados, sus cinturas imposibles, los aros gigantes, los bailes más saltarines. Todo marca Stock, Aitken and Waterman. nos queda decir una sola cosa: ¡A bailar!

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...