Además tiene sus iniciales en diamantes por detrás

Todo sobre anillo de pedida con forma de corazón de Lady Gaga

¿Y tú qué opinas?

anillo lady gaga

19 de febrero de 2015, 12:54

Por CONCHI ÁLVAREZ DE CIENFUEGOS

 

Si todavía no nos habíamos repuesto del subidón de azúcar que supuso la pedida de mano de Lady Gaga con anillazo con forma de corazón incluido, ahora nos llegan más detalles de la romántica pedida, más concretamente de la joya de la que le hizo entrega Taylor Kinney, su futuro marido.

 

Sólo habíamos visto al anillo por delante y la forma de la piedra nos había dejado boquiabiertos, pero ahora ya lo sabemos cómo es por detrás y estamos estomagados de tanto amor. En la parte trasera, la que da a la palma de la mano, están las iniciales de ambos, T y S (S de Stefani, ya que él siempre se dirige a ella con el nombre que le pusieron sus padres), cuajadas de diamantes blancos y sí, habéis adivinado bien ¡con otro corazón! ¿No había otra forma en la joyería disponible?

 

Esta futura novia vive en una nube desde que el día de San Valentín Kinney le hiciera la proposición, “no puedo parar de sonreír”, ha dicho esta enamorada. Además, Gaga, como mujer de gustos poco discretos que es, está encantada de la vida con el anillo de pedida que escogió su chico para ella, aunque la labor de Taylor fue más allá y hasta lo diseñó. El actor se alió con la joyera Lorraine Schwartz para crear esta pieza única. Y ya poniéndonos en plan materialistas, sabemos que no le ha tenido que salir barata…

 

Schwartz tiene fama en el mundo de las celebrities por sus excelentes trabajos de joyería, y son muchas las famosas que han lucido un anillo de pedida salido de su taller. Kim Kardashian o Blake Lively son algunas de las mujeres que no se pudieron resistir cuando les hicieron ‘la gran pregunta’ y sus parejas les enseñaron el pedrusco en cuestión. Porque sí, todos ellos han sido piezas de gran tamaño y valoradas en muchos miles de dólares.

 

Sólo nos queda desearles la máxima felicidad posible a la pareja, y si su amor no es para siempre, al menos los diamantes sí que los son. 

 

Más Sobre...