"No piden cosas estrambóticas"

Telecinco desvela algunos secretos sobre los contratos de sus presentadores estrella

La "trastienda" de la tele al descubierto

Jorge Javier Vázquez Ana Rosa Quintana Lara Álvarez
Telecinco desvela secretos sobre sus contratos

Más Sobre...

Telecinco Cuatro TV

30 de agosto de 2017, 10:11

Detrás de todo gran presentador siempre hay un contrato importante detrás. Los departamentos de Asesoría Jurídica, Relaciones Institucionales o Auditoría Interna no se lucen en la pantalla pero son un eslabón clave dentro de la estructura de los programas que vemos todos los días en televisión. Mediaset ha querido mostrar una pequeña parte de estas desconocidas áreas y ha desvelado, también, algunos secretillos jugosos sobre los contratos de sus presentadores estrella.

Lo ha hecho Mario Rodríguez, Director General Corporativo de Mediaset España, que por unos minutos ha abierto las puertas de las áreas jurídicas del gigante de la comunicación en el blog de MTMAD 'Que no salga de aquí'. Allí ha explicado que justo en estos momentos, estos departamentos se encuentran a pleno rendimiento, ya que el curso televisio coincide con el curso escolar, y muchos de los trabajadores de la cadena se encuentran negociando los contratos que les permitan trabajar durante el curso televisivo que empieza ya mismo.

Relacionado con esta noticia

Rodríguez también ha querido dejar claro que, a diferencia de lo que se suele pensar, en esos contratos no suele haber peticiones "estrambóticas" y sí una demanda común a todos los presentadores: que se limite la posibilidad de emisión de los programas en los que participan: "Los artistas viven de su imagen, entonces es habitual que pongan alguna que limite la posibilidad de emitir los programas en un determinado plazo de tiempo. Lo que buscan con esto es que su imagen no vuelva a ponerse dentro de seis, siete u ocho años. Evidentemente el tiempo pasa para todos y el contraste en cuanto a la imagen es evidente".

El directivo va más allá y también desmiente que las guerras judiciales contra la cadena resulten un buen negocio para quienes interponen las demandas contra el equipo. "Sí es cierto que durante un tiempo se puso de moda y meterle pleitos a una cadena de televisión por cuestiones de honor e intimidad podía ser un negocio rentable. Pero la mayoría de estos pleitos los hemos ganado, y perder un pleito no solo supone perder la expectativa que se tenía cuando se interpuso la demanda, sino que también tiene que correr con los gastos que han incurrido las dos partes implicadas. Su gozo en un pozo. Lejos de obtener una rentabilidad con esta demanda, se ha visto obligado a costear unos gastos que no tenía previstos".

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...