La esposa de Andrea Casiraghi figura en el puesto 847, con una fortuna estimada de 2.000 millones de euros

Tatiana Santo Domingo se cuela en la lista de millonarios de Forbes

¿Y tú qué opinas?

Tatiana Santo Domingo
Gtres

5 de marzo de 2015, 15:19

Es diseñadora de profesión y tiene su propia firma de ropa, pero su fortuna no procede de su talento, ni tampoco le viene por matrimonio –está casada con Andrea Casiraghi, el hijo mayor de Carolina de Mónaco–, sino por herencia. Su abuelo, Julio Mario Santo Domingo, fallecido en 2011, era la segunda mayor fortuna de Colombia: además de ser el propietario de la marca de cervezas Baviera, también tenía otros negocios, como la aerolínea Avianca, o acciones en Caracol TV y Caracol Radio, entre otros. Tatiana heredó, al igual que su hermano Julio Mario III, un sexto de la fortuna del abuelo, esto es, unos 2.000 millones de euros, razón por la que este año la revista económica Forbes la ha incluido como una de las mayores fortunas del mundo. Tatiana aparece en el puesto 847 de la famosa lista.

Tatiana (31) y Andrea (30) son padres de Sasha (2), esperan su segundo hijo para dentro de muy poco. Residen en Londres, aunque viajan muy a menudo a Mónaco, ya que el hijo de Carolina se ocupa de algunos asuntos en el principado, además de atender los negocios que heredó de su padre, Stefano Casiraghi, fallecido en 1990 cuando él contaba solo seis años.

La esposa de Andrea, sin embargo, no quiere que se la considere únicamente una rica heredera. Comprometida con el comercio justo, su línea de ropa, Muzungu Sisters, –creada a medias con su socia Dana Alikhani– tiene que ajustarse a los parámetros de ética, sostenibilidad y fabricarse en unas condiciones laborales justas.

Lo más visto

  1. El peor momento de Antonio Orozco
  2. El nuevo dardo de José Luis Moreno dedicado a Sandra Barneda
  3. "Durante muchos años tuve miedo a hacerme las pruebas del VIH"
  4. Las cinco cosas que se llevó Alba Carrillo de casa de Feliciano López y que quizá tenga que devolver
  5. Esta semana, en Lecturas, Kiko, Makoke y sus hijos nos reciben en su casa