La semana mejor aprovechada

Sorpréndete con todo lo que Jordi González hace entre debate y debate de GH

El presentador trabaja los ‘findes’ y tiene libre los días entre semana para hacer lo que le plazca

Jordi González
1 / 8

1 / 8

Jordi Gonzalez. ¿Dónde está Jordi?

2 / 8

Jordi Gonzalez 5. Le toca trabajar los 'findes'

3 / 8

Jordi Gonzalez 2. Viaje exprés a Cuba

4 / 8

Jordi Gonzalez 3. Normal que con tanto trajín no acierte con los zapatos

5 / 8

Jordi Gonzalez 4. A caballo entre Madrid y Miami

6 / 8

Jordi Gonzalez 2. Su perrita le espera en Miami

7 / 8

jordi gonzalez. Siempre con la maleta hecha

Más Sobre...

Viajes de los famosos Presentadores famosos Gran Hermano GH Gran Hermano Revolution

26 de octubre de 2017, 14:09

Si pensabas que te cundía la vida en tus días libres y eras el mejor organizándote y aprovechando tus escasas horas de ocio, cuando sepas de lo que es capaz Jordi González en solo tres días vas a alucinar.

Relacionado con esta noticia

El presentador actualmente es el conductor de ‘El debate de GH’, programa que se emite los domingos en el late-show con su nuevo horario. Esto le deja a González mínimo cinco días en los que hacer lo que le venga en gana. Para muchos, cinco días pueden ser unas vacaciones estupendas, para otros, ni si quiera sabrían por dónde empezar pues le sabrían a poquísimo, pero el comunicador hace maravillas con este tiempo. Sin ir más lejos, él es capaz de ir a Cuba, hacer turismo, enamorarse de los planes secretos de La Habana y volver a Madrid, en el mismo tiempo en el que a nosotros no nos ha dado la vida para poner una lavadora.

¿Es cuestión de saber organizarse o es solo una cosa de práctica? Recordemos que Jordi es un verdadero trotamundos. No obstante vive a caballo entre España y Estados Unidos. Desde hace años, decidió fijar su residencia oficial en Miami, y ahí vive siempre y cundo no tenga programa en el país que le vio nacer, entonces lo que hace es establecerse en Madrid una temporadita, y, después, regresar a Florida. O, a veces, si siente que echa mucho de menos el ambiente de la que es su ciudad de acogida vuela aunque solo sea para disfrutar de dos escasos días.

Él no teme ni a las interminables horas de avión, ni a los tediosos aeropouertos ni, al parecer, al jet-lag. Tan acostumbrado está a vivir siempre pegado al pasaporte que para él algo normal es darse una escapadita a Cuba. Nosotros tardaríamos otros cinco días en recuperarnos, para cuando él ya estaría volando de nuevo.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...