Un 'debate' muy movidito

Sofía se aleja de Suso y Raquel acaba en sus redes

La hija de Maite encuentra consuelo en las chicas

gran hermano sofia suso raquel

Más Sobre...

Gran Hermano

5 de octubre de 2015, 09:42

Sofía ha abierto los ojos. Se ha dado cuenta que no podía seguir al lado de Suso, porque sus palabras la estaban desestabilizando. Normal, criatura. Por eso ha empezado a juntarse con el resto de chicas de la casa, esas a las que no podía ver hace solo unos días. Le ha venido bien estar sin su madre, sin Muti y sin Suso, ha comprendido que debía dejarse conocer y mostrarse como es.

Y si Sofía se ha liberado del influjo de Suso, el concursante que más juego está dando, Raquel ha estrechado posturas con él. La joven cada vez está más cerca del catalán, que la mira con ojitos de cordero degollado. Se nota que ha fijado en ella su objetivo, y va a degüello. Aunque Amanda se tenga que quedar de sujetavelas. Gajes de la amistad. Raquel ha confesado que con él tuvo 'feeling' desde el principio, pero que le decepcionó que se marchara con la navarra.

Han quiere algo más

Mientras, la vida de los concursantes discurre sin demasiada novedad. Ivy y Carlos (Ken) ya se pueden amar todo lo que quieran y más, sin hacer ver a sus compis de casa que no se conocen de nada, Han y Aritz siguen siendo los amigos más divertidos. Una pareja que lo mismo se está tirando los platos a la cabeza, que al rato se piden perdón. Pero esta unión trae desconcertado al bueno del chino granadino, que busca algo más en el vasco de los sombreros y este no se lo da. “Soy tu amigo. Yo no quiero nada más”, le repite a ver si un día lo entiende… y el otro como si oyera llover, convencido de su química y de la estupenda pareja que hacen juntos.

‘Muti’ por el foro

Y fuera de la casa, Muti parece no llevar nada bien las críticas. El último expulsado no soporta que lo tachen de perro faldero y de tener poca personalidad. Tan enfadado estaba ayer con los comentarios de los colaboradores de ‘El debate de GH’ que terminó dando la ‘espantá’ y marchándose del plató. Por suerte, la conciliadora máxima, Ylenia, lo hizo entrar en razón y volvió a ocupar su asiento en el programa.

Noticias relacionadas

Loading...