Repasamos 15 de los pares que ha lucido la actriz fuera de los platós de TV

Sarah Jessica Parker: 50 años y una historia de amor con los zapatos

¿Y tú qué opinas?

25 de marzo de 2015, 00:00

Sarah Jessica Parker sopla velas. La actriz que consiguió convertir los zapatos de Manolo Blahnik en cultura de masas alcanza el medio siglo. 50 años de películas, series que han hecho historia y de moda, mucha moda. Porque hablar de SPJ es hacerlo también de estilo, ya que desde que interpretara a la voluble Carrie, personaje y ficción muchas veces se confunden.

 

‘Sexo en Nueva York’ era esperada por millones de mujeres ávidas no sólo de enterarse de los últimos avances de la relación de Carrie y Big, sino de asombrarse con el modelito que la actriz y su estilista, Patricia Field, habían preparado, donde tenían especial protagonismo los zapatos. Los tacones se convirtieron pronto en el as bajo la manga de SJP, que los lucía con gracia sabiendo que muchas de las miradas de sus fans irían dirigidas al sur de su anatomía. Pero este idilio con el calzado se resquebrajó cuando su médico le recomendó que los dejara a un lado. ¡Oh no! ¿Qué harían ahora todas esas fashionistas convencidas de que se podía vivir sobre 12 centímetros de tacón sin que el cuerpo presentara las consecuencias? Pues darse un respiro, y, como ella, aprender que hay vida más allá del ‘stiletto’.

 

Madre, diseñadora, esposa, bailarina, productora, icono de moda… cuando hablamos de esta ‘cincuentañera’ perdemos la cuenta de los adjetivos que se le pueden asociar. Desde que comenzara en el mundo del espectáculo en el año 1974, con sólo nueve años, su carrera ha vivido momentos de ascensión meteórica, otros de tranquila meseta, pero nunca ha sentido el amargo declive. Sarah es toda una afortunada. Esto no se lo debe a su buena suerte, no, ella es muy lista y ha sabido aprovechar cada oportunidad que se le presentaba, luchando por que esta resultara todo un éxito. Así, cuando le ofrecieron meterse en la piel de una periodista que escribía una columna sobre la vida entre las sábanas de su cama, no se lo pensó. Rodó el piloto e hizo historia. Capítulos más tarde se convertía en la productora ejecutiva de una de las series más exitosas de la HBO, con poder de decisión y participando en las ganancias, claro.

 

Ahora se pone los 'stiletto' en contadas ocasiones, y con una vida mucho más enfocada al trabajo de oficina, Parker vive en Nueva York y ahora diseña los zapatos que le hubiera gustado lucir en la serie que la aupó a los altares estilísticos. Lleva a sus hijas gemelas a clase, ayuda a su hijo mayor con las tareas del cole y sigue enamorada del hombre con el que se casó en 1997, Matthew Broderick. Quien le iba a decir que la vida real podría ser mucho más dulce que cualquiera de las fantasías vividas por Carrie.