Auténtico ‘slow love’

Sara Carbonero nos lleva a (su) huerto

La periodista vuelve la vista al pasado para encontrarse a sí misma

Sara Carbonero
1 / 9

1 / 9

Sara Carbonero 4. Defensora de la 'slow life'

2 / 9

Sara Carbonero 7. Sus nuevos 'bebés'

3 / 9

Sara Carbonero 1. Una estupenda iniciativa para los niños

4 / 9

Sara Carbonero. Sus pimientos

5 / 9

Sara Carbonero 2. Slow love

6 / 9

Sara Carbonero 3. Vida natural

7 / 9

Sara Carbonero 5. Los 'carbonillas' son muy comer fruta y verdura

8 / 9

Sara Carbonero 6. ¡Al mercado!

Más Sobre...

Periodistas famosos Redes sociales famosos

9 de octubre de 2017, 12:54

Esta Sara Carbonero poco o nada tiene que ver con aquella que saltó a la fama como el rostro de los deportes de La Sexta. Ha cambiado muchísimo, se ha reinventado y se encuentra en un momento en el que apuesta por las tradiciones más que por las últimas tendencias. ¿Qué fue de aquella it-girl? Se transformó en una mujer que aprecia la sencillez de las cosas pequeñas y se preocupa por cultivar su propia verdura. Tanto, que es la orgullosa propietaria de un nutrido huerto.

Relacionado con esta noticia

Pimientos, tomates, berenjenas… en casa de los Carbonero se come muy bien y muy sano ¡y todo casero! El huerto familiar se ha convertido no solo en una manera de tener producto de primera calidad en la mesa, sino una forma de que los más pequeños descubran el mundo. De hecho, Martín se ha convertido en el profesor de ‘Conocimiento del Medio’ de su hermanito pequeño, Lucas, a quien ha mostrado de dónde salen los tomates que después sus papás preparan en ensaladas.

La periodista está orgullosísima de su proyecto hortícola y a él ha dedicado algunos de sus ‘stories’ para presumir de producto ecológico. Sara sí que vive entregada a la filosofía ‘Slow Love’ que impregna la tienda online que dos años atrás montó junto a dos amigas, Isabel Jiménez y Mayra del Pilar. Las tres buscaban mirar al pasado para encontrarse en el presente, es decir, descubrir lo especial que son las piezas hechas a mano, de manera tradicional, dedicándoles tiempo y mucho cariño, el mismo que ella pone en su huerto.

Y cuando la pequeña era no puede satisfacer las demandas de verdura y fruta que hay en casa, nada mejor que tirar de compra de mercado. Nada de grandes superficies, sino visitar puesto por puesto y dejarse tentar por el género nuevo que cada mañana reponen los dueños de estos pequeños comercios.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...