Cada fin de semana, en un puesto en el Mercado de Motores

Raquel Sánchez Silva y su faceta de vendedora en mercadillos

¿Y tú qué opinas?

Raquel Sánchez Silva

10 de noviembre de 2014, 10:41

Raquel Sánchez Silva, muy atenta con sus fans incluso cuando no está delante de una cámara. La presentadora, a quien ya empieza a ser habitual ver los fines de semana en el conocido Mercado de Motores, no descuida su faceta de vendedora. Raquel, que vende telas para cortinas, colchas, cojines o cualquier otro accesorio de hogar, estuvo acompañada de una amiga.

 

Muy abrigada con plumífero azul, vaqueros, jersey de rayas azules y rojas, charlaba con su hermana mientras esperaba pacientemente a que algún cliente se acercara interesado por los diferentes productos que vende la presentadora. En esta ocasión no le acompañaba su novio Matias Dumont, que quizás tenía asuntos personales que atender.

 

Raquel Sánchez ya vive tranquila ahora que la conclusión de la Fiscalía italiana ha sido que el joven se suicidó. Todo parece indicar que las nuevas informaciones que se dieron sobre el caso de su marido Mario Biondo le han sentado muy bien a la presentadora que continúa feliz con su vida cotidiana.

 

La Fiscalía italiana corroboró lo dicho por la española y dio la razón así a una Raquel Sánchez Silva que, al contrario que la familia de su marido, fallecido en 2013, nunca creyó en la teoría del asesinato. Después de que el caso se reabriera en Italia, el forense encargado del mismo dictaminó la exhumación del cadáver de Mario Biondo para practicarle una segunda autopsia, cuyos resultados se hicieron públicos ahora. Estos resultados determinan que Mario se quitó la vida por sí mismo.

 

La periodista, desde hace unos meses tiene el apoyo de su actual pareja, el argentino Matias Dumont, en estos delicados momentos en el los que se cumplió el primer año del fallecimiento del que fuera marido de la presentadora.

 

El 2013 fue uno de los peores para Raquel Sánchez Silva, siendo protagonista no por sus éxitos profesionales si no por el fallecimiento de su marido. Pues bien, poco a poco Raquel ha encontrado la tranquilidad al lado de su nueva pareja.

 

También ha encontrado mucha tranquilidad y felicidad su ocupación como vendedora en el Mercado de Motores. Radiante de felicidad la hemos visto mientras atendía a un grupo de seguidores. Raquel, que se cambió de ropa, lucía leggins negros, botas estilo australiano, abrigo granate y pañuelo palestino al cuello.