La presentadora, muy arropada en el tanatorio tras la muerte de su marido

Raquel Sánchez Silva recibe el apoyo de sus amigos

¿Y tú qué opinas?

31 de mayo de 2013, 20:54

Absolutamente rota de dolor, Raquel Sánchez Silva vive desconsolada las peores horas de su vida tras el fallecimiento de su marido, el operador de cámara Mario Biondo, que fue encontrado muerto en su domicilio el pasado jueves por su empleada de hogar a primera hora de la tarde. La presentadora llegaba ayer viernes a las 17:30 horas al tanatorio La paz de Tres Cantos (Madrid) junto a los restos mortales de su esposo, apoyada en el brazo de su representante, Guillermo Gómez, que desde el primer momento se ha encargado de todo lo que Raquel ha necesitado.

La inesperada noticia ha conmocionado al sector televisivo por completo. Y la mayoría de sus compañeros y amigos han querido arropar a la presentadora con su presencia en el tanatorio madrileño. El diseñador Ion Fiz, su íntimo amigo desde hace años y Jorge Javier Vázquez, compañero en las labores de presentación de “Supervivientes” y “Acorralados”, donde trabajó con su marido, han sido de los primeros en mostrarle su apoyo.

Christian Gálvez, Luján Argüelles, Tania Llasera, Marta Fernández con Eduardo Chapero Jackson, Maxim Huerta y la presentadora de informativos Marta Reyero con Juan Pedro Valentín, director de Noticias Cuatro, han sido algunos de los rostros de Mediaset España que abrazaron a la periodista, junto con innumerables compañeros que trabajan detrás de las cámaras y directivos de televisión de todas las cadenas por las que ha pasado a lo largo de su trayectoria.

Entre ellos, destaca Elena Sánchez, ex directora de contenidos de Cuatro y amiga personal de Raquel desde que ambas coincidieran en Telemadrid, que ha sido otro de sus grandes apoyos en este momento tan difícil. También Silvio González, consejero delegado de Atresmedia, con quien trabajó en su época como director general en la cadena autonómica madrileña, ha estado a su lado en la tarde de hoy.

Incluso Belén Esteban, que vive una temporada alejada de los focos por prescripción médica, decidió acercarse a mostrarle su cariño al rostro de programas como “Pekín Express” o “Expedición Imposible”. Llegó acompañada de su representante, Toño Sanchís.

Mario Biondo tenía 36 años y trabajaba hasta el momento de su fallecimiento en el programa “Masterchef”, de TVE. Su presentadora, Eva González, acudía muy emocionada a despedirle y a acompañar a su esposa con Samantha Vallejo-Nájera, que trabaja como juez de los concursantes en el espacio de cocina y con Macarena Rey y Ana Rivas, directivas de Shine Iberia, la productora que se encarga de producir el 'reality'. Este viernes por la noche tenían una fiesta para celebrar el éxito de audiencia del programa que ha sido cancelada.

Otros compañeros y amigos del mundo del espectáculo como la pareja formada por Fernando Guillén Cuervo y Ana Milán y el cantante de 'La Voz' Paco Arrojo han acudido al tanatorio a expresar sus condolencias por la trágica pérdida de Mario Biondo a su viuda.

A primeras horas de la noche, Raquel Sánchez Silva aún permanecía en Tres Cantos recibiendo el cariño de personas cercanas que no han querido dejarla sola y la han acompañado junto a amigos y compañeros de Mario Biondo. La familia del operador de cámara, llegada de Italia por la mañana, compartía con la presentadora su más absoluto desconsuelo

Ante el dolor que golpea tras la pérdida repentina de un ser querido no existe el consuelo.

Pero llega el alivio de los abrazos de los amigos, de la cercanía de los compañeros y el cariño que, en estos momentos tan terribles, los más allegados han querido transmitirle a Raquel Sánchez Silva, en el tanatorio madrileño donde descansan los restos mortales de quien fuera su gran amor, el cámara Mario Biondo, fallecido la tarde de ayer.

Temas Relacionados

Lo más visto

  1. "Bárbara y Adara se metieron en un bucle demasiado espeso y me empezaron a hartar un poquito"
  2. ¿Quieres saber a qué famosa te pareces?
  3. El cambio radical de Kate Moss
  4. Primeras imágenes y mensaje incendiario de Alba Carrillo desde Laponia
  5. ¿Qué ha pasado para que Beatriz Luengo esté llorando como una Magdalena?