Se lo ha llevado (casi) todo

Un pujador misterioso arrasa en la subasta del Ritz de Madrid

Un hombre anónimo ha pujado por la mayoría de los objetos que han amueblado el mítico hotel de Madrid y por los que ha pagado cifras astronómicas

1 / 6

1 / 6

El pujador misterioso que arrasa en la subasta del Ritz de Madrid. Primer día de la subasta del Ritz de Madrid

GTRES

2 / 6

ritz 2. El misterioso pujador

GTRES

3 / 6

ritz 4. La vajilla de Imelda Marcos

4 / 6

ritz madrid. Sus origenes

5 / 6

ritz 3. Las habitaciones

8 de mayo de 2018, 21:02 | Actualizado a

Ya ha empezado la esperadísima subasta de los más de 150 objetos que han amueblado el emblemático Hotel Ritz de Madrid. Durante el 7, 8 y 9 de mayo, la Fundación Carlos de Amberes de Madrid acogerá este evento, que ya se ha llenado de coleccionistas, amantes de la historia y amantes del mítico hotel de la capital. Uno en concreto, el número 158, está dispuesto a llevarse todo lo que un día estuvo en sus salones. Y así lo ha demostrado en la primera jornada de pujas.

Después de cerrar el pasado 1 de marzo para una completa renovación, el Ritz de Madrid es ahora propiedad de Mandarin Oriental Hotel Group. Mientras dura el lavado de cara, más de 200 personas (y las que hacían cola) se han acercado a participar en la puja de cientos de objetos que llenaron de vida el mítico edificio madrileño. La sala se ha llenado de emoción cuando uno de ellos, el pujador bajo el número 158, ha empezado a apostar fuerte por cada lote que le apasionaba y ganaba cada uno de ellos con su tesón. Lámparas, sillones, vajillas... todo valía para el misterioso hombre detrás de esa mano levantada cuya identidad pocos conseguían distinguir.

Relacionado con esta noticia

Según recogía hoy el cronista de 'El País', Mario Suarez, algunos se aventuraban a decir que el pujador desconocido se trata de un hombre árabe. Sin embargo, después de un rato intentando acercársele sin obtener resultado, era una mujer rubia la que sostenía el número 158. Sea quien fuere esa persona misteriosa, consiguió llevarse piezas tan ilustres como una vajilla para caviar que perteneció a Imelda Marcos (por la que acabó pagando 17.000 euros) y otras tan nimias como utensilios de cocina, apliques o el sofá de piel rojo que presidía el bar Velázquez del hotel. En él, estrellas como Ava Gardner, Zsa Zsa Gabor o Fran Sinatra tomaron sus cócteles en los años cincuenta.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?