José Carlos Corradini malvive en Argentina

La precaria vida del padre biológico de Chenoa

Tiene 62 años, no tiene trabajo y lleva más de 15 años sin ver a su famosa hija

Chenoa
1 / 6

1 / 6

La cobra, el chándal y ahora su padre biológico

2 / 6

Chenoa no quiere saber nada de su padre. José Carlos Corradini le pide un trabajo

3 / 6

Chenoa, el personaje del momento. Chenoa, una estrella

4 / 6

En el concierto de OT El Reencuentro. "No tengo interés en perjudicarla"

5 / 6

Chenoa, jurado de 'Tu cara me suena'

Más Sobre...

Familias

6 de noviembre de 2016, 11:12

Tiene 62 años y no tiene trabajo. José Carlos Corradini, padre biológico de Chenoa -cuyo verdadero nombre es Laura Corradini-, malvive en Argentina y lleva entre 15 o 20 años sin ver a su famosa hija. La Otra Crónica (LOC) lo ha localizado y ha hablado con él. Chenoa, de 41 años, no quiere saber nada de él y ni siquiera lo cita cuando habla de sus padres. Para la cantante su padre es quien la ha criado, Juan Antonio Marino -al que llaman Tati- la pareja de su madre.

Corradini ha explicado su historia a LOC: "Me separé de la madre cuando mis hijos eran chicos. Sebastián tenía dos años y Laura no tenía un año. Yo era un joven de 18 que no sabía nada de la vida y, por esas circunstancias de la vida, me separé". Explica que en aquella época él era un hippie y no tenía nada, pues no tenía una visión capitalista de la vida. Además, venía de una familia más humilde que la de la madre de Chenoa. Cuando Chenoa tenía unos 8 años, la madre decidió irse a vivir a Mallorca con los niños, ya que le había salido un trabajo en un hotel de Mallorca. Durante los primeros años se carteó con Sebastián, pero esa vía la cortó el padre "Un día dije: "Estos chicos están sufriendo. Un día me van a querer ver a mí y no lo van a poder hacer. Ni yo voy a poder ir a verlos ni ellos a verme a mí". Decidí que eso no siguiera siendo una agonía y corté la comunicación vía carta", explica.

El padre biológico de Chenoa tiene otros seis hijos de posteriores relaciones, quienes le ayudan a sobrevivir. Dice José Carlos que no quiere perjudicar a su hija y que tampoco quiere su dinero, pero sí le reclama una ayuda en forma de trabajo: "Pago 5.000 pesos por el alquiler [unos 300 euros]. La comida, lo que me traen mis hijos y mis amigos. No cuento esto para que perjudique a mi hija, pero me gustaría que supiera las condiciones en las que estoy. No le pido plata, sino trabajo. Yo no quiero vivir de puta madre, como ellos. Ella tiene mil posibilidades de poder darme una mano a nivel laboral, de poner un negocio en Argentina, que no esté a mi nombre si quiera, y yo poder poder regentarlo".

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...