La presentadora nos cuenta como es su vida familiar

Pilar Rubio: "Mi momento más feliz es cuando veo a padre e hijo jugando juntos"

¿Y tú qué opinas?

Pilar Rubio habla de su embarazo

21 de mayo de 2015, 11:11

Tenía que salir artista siendo hijo de futbolista y de presentadora de televisión. Eso dice su madre, Pilar Rubio, del pequeño de la casa. Que le pone ACDC y Guns n’Roses y baila. Cambia de tercio y le pone flamenco y da palmas. De manera instintiva, que nadie se lo ha enseñado. Vamos, que se le cae la baba hablando de él… Y eso que Pilar y Sergio Ramos ya han ido a por el segundo. Todavía no sabe el sexo del bebé, pero ya está calibrando nombres. Si fuera niña le gustaría Ginebra, pero asegura esta mujer de grandes ojos azules que llamar a su niña así sería un problema, de hecho, eso de que sus hijos se conviertan en personajes del colorín le da un poquito de pavor, teme que no tengan una vida normal y que se conviertane en “juguetes rotos”. Pero es pronto para hablar de eso. Está de tres meses y medio y, aunque se le nota muy poquito, confiesa que este embarazo le ha venido un poco esquinado, que ha pasado un comienzo bastante malo con fatiga y naúseas. Ella intenta cuidarse, trabajando menos, con deporte y comida sana, como, apunta, los zumos de Zumosol de los que es imagen.

 

No se te nota casi nada, Pilar.
Sí (ciñéndose el vestido a la tripa y poniéndose de perfil). Mira cómo se me nota. Estoy de tres y medio, todavía es poquito. Esto se empieza a notar más a partir de los 6.

 

¿Cómo te encuentras?
Pues lo primeros tres meses fatal. Con el primero ni me enteré. Estaba de dos y medio cuando me lo dijeron. Con éste, en cambio... qué mal me encuentro. Con fatiga, cansancio, nauseas, mareada…

 

¿El segundo ha venido por casualidad? ¿Era buscado?
Fuimos a la ginecóloga y le dijimos que teníamos intención de tener más y nos dijo que, hombre, con el primero habíamos tenidos mucha suerte, que todo fue muy rápido, pero con el segundo que, quizás nos costaría más, así que nos pusimos y ha venido cuando tenía que venir. No teníamos tampoco ninguna prisa. Yo creo que ese es el secreto, no tener la presión del “voy a quedarme ya”. Hay que dejar que fluya.

 

Oye, y ¿a quién se parece el pequeño?
Uy, tiene mucho carácter. Es más cabezota, como yo. Su padre es más sensato… A él hay que decirle 50 veces que no haga una cosa por ejemplo. Sergio, no toques esto. Sergio que no toques eso… Y así me paso el día.

 

Ha sorprendido que os hiciérais un selfie con él con lo celosos que sois de vuestra intimidad…
Porque la noticia del segundo iba a salir en algún momento y de niño, alguna foto también saldría más tarde o más temprano. A mí no obstante me daba un poco de miedo porque siempre que veo hijos de famosos, y hablo a nivel americano, luego, cuando se hacen adolescentes, parece que acaban todos un poco mal, como juguetes rotos…Yo no quiero que mis hijos, por estar acosados por la prensa o porque sean conocidos, acaben así. Supongo que es instinto de protección… Yo quiero que se formen, que estudien… Que tengan una vida normal y yo no los voy a sobreexponer.

 

¿Te ha sorprendido Sergio como padre?

Nada. Yo ya sé cómo es y lo que le gustan los niños. Mira, mi momento más feliz dcel día, en el que casi se me saltan las lágrimas de emoción, es cuando les veo a padre e hijo jugando juntos como niños.

 

Por Luis Nemolato