La boda religiosa seguirá siendo en agosto

Pierre y Beatrice aplazan su enlace civil a julio

¿Y tú qué opinas?

Pierre y Beatrice aplazan boda
GTRES

15 de abril de 2015, 12:37

La boda llegará pero no cuando se esperaba, Pierre Casiraghi (27), el menor de los hijos varones de Carolina Grimaldi,  y la aristócrata italiana Beatrice (29) Borromeo han decidido aplazar su enlace, previsto para el 20 de abril, hasta el próximo verano.

 

En realidad lo que retrasan es su enlace civil, cuya fecha no fue nunca confirmada oficialmente, ya que la celebración religiosa ya estaba programada para el mes de agosto. Beatrice, que ejerció de modelo y ahora trabaja como periodista y productora televisiva, está realizando un trabajo en Estados Unidos documentando la precampaña electoral de Hillary Clinton, dispuesta a encabezar la candidatura demócrata en las próximas elecciones presidenciales y, de momento, no tiene tiempo para bodas.

 

Como hicieron Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo, Pierre y Beatrice celebraran un primer enlace civil que tendrá lugar en el palacio real de Mónaco, en una fecha que tiene que ser anterior al 1 de agosto cuando ya se estaba previsto celebrar la boda religiosa en una de las islas Borromeas, propiedad histórica de la familia la novia, que están situadas en el centro del lago Maggiore, enana zona del norte de Italia. En esas islas se han celebrado todas las bodas de la familia Borromeo, entre ellas las de Lavinia con John Elkann, nieto del magnate Gianni Agnelli.

 


Pierre y Beatrice se conocieron hace seis años cuando ambos estudiaban en la universidad privada Luigi Bocconi de Milán y ya no han vuelto a separase. Beatrice no tiene nada que envidiar a los Grimaldi, ya que pertenece a una de las familias aristocráticas más antiguas de Italia, entre sus ancestros se encuentra desde un santo, Carlos Borromeo, que fue arzobispo de Milán en el siglo XVI, hasta los Médicis, los famosos mecenas de la Florencia del Renacimiento. El padre de Beatrice es Carlo Ferdinado Borromeo, conde de Arona, un acaudalado hombre de negocios, mantuvo durante años dos familias en paralelo, la que formó en 1974 con la modelo alemana Marion Zota, madre de Isabella, Lavinia y Matilde, y la que construyó, en 1980, con Paola Marzotto, de cuya unión nacieron Carlo y Beatrice.

 

La familia de la madre de Beatrice es propietaria de un grupo textil que posee las firmas Hugo Boss, Missoni y Valentino, entre otras.
Beatrice heredó la clase y el estilo de sus aristocráticos orígenes que mezclados por la pasión por la moda hicieron de ella una elegante modelo, tanto dentro como fuera de las pasarelas. Pierre, el hijo serio de Carolina, frente a los aires hippies chic de su hermano Andrea, casado con Tatiana Santo Domingo, que acaban de ser padres de una niña, segunda de sus hijos, es el más parecido a su fallecido padre, Stefano Casiraghi, trágicamente desaparecido en 1990 cuando solo tenía 30 años.

 

Pierre, con un pie en Mónaco, vive también en Milán donde atiendo los negocios de la familia Casiraghi. Pero tanto Pierre como Beatrice son ahora las estrellas de Mónaco, pareja que, a diferencia de Andrea y Tatiana, representa el glamour más convencional, aunque lejos de la aparente ociosidad de algunos de sus familiares, se dedican activamente a sus tareas profesionales: Beatrice como periodista y activista y Pierre como empresario. Jóvenes, guapos y triunfadores, la pareja, además, disfruta de un amor que les conducirá en unos meses hasta el matrimonio.  

 

Por Mariángel Alcázar