Menuda historia

La peligrosa (y fallida) petición de mano de Davor Suker a Ana Obregón

La forma en la que el futbolista le pidió matrimonio a la presentadora y por poco la manda al hospital

1 / 8

1 / 8

Ana Obregon Anfitriona Ven a cenar conmigo5. ¡¿Pero qué está pasando?!

2 / 8

Ana Obregon Anfitriona Ven a cenar conmigo3. Por culpa de una copa de vino

3 / 8

Ana Obregon Anfitriona Ven a cenar conmigo1. Petición de mano frustrada

4 / 8

Ana Obregon Anfitriona Ven a cenar conmigo4. A ella no le hables de matrimonio

5 / 8

Ana Obregon Anfitriona Ven a cenar conmigo6. Edición maravillosa

6 / 8

Ana Obregon Anfitriona Ven a cenar conmigo7. Dignos ganadores

7 / 8

Ana Obregon Anfitriona Ven a cenar conmigo8. ¡Fin!

14 de marzo de 2018, 00:24 | Actualizado a

Una noche más, nos lo hemos pasado de fábula cenando en compañía de Rappel, Ana Obregón, Lucía Etxebarría y Victor Janeiro (que no Jesús, aunque Ana se haya pasado toda la edición llamándolo así). Y la verdad es que tenemos que decir que nos da mucha pena que el formato se acabe. Sí, queridos, tras proclamarse como ganadores Ana y Rappel (han empatado en puntuaciones), nos quedamos sin la presencia de 'Ven a cenar conmigo: gourmet edition' en la parrilla televisiva. Eso sí, que no cunda el pánico porque Cuatro ya ha confirmado que está en busca y captura de los cuatro nuevos concursantes VIP que darán forma a la segunda edición de este exitoso programa.

Relacionado con esta noticia

Esta última entrega nos ha mostrado cómo es Ana Obregón como anfitriona y la verdad que no esperábamos menos de ella. La actriz, presentadora, bióloga y madre ha preparado una 'vichysoisse', una ensalada De Niro's Style y unos spaghetti al pesto Lequio. Casi nada. Eso sí, ha contado con la ayuda de su hermana Amaia quien, con una olla exprés debajo del brazo, se ha presentado en casa de Ana para echarle una mano. Algo que le ha venido a las mil maravillas porque se ha visto en serios apuros para filetear una pechuga de pollo o para pelar una patata.

Momentazo también esa maravillosa casualidad de la vida que ha hecho que Lucía Etxebarría se comiese un caracol que habitaba en las rosas del centro de mesa de Ana Obregón y que la escritora creyó parte del menú. Delirante.

Aunque lo mejor ha sido el postre. Ríete tú del helado de vainilla con fresas y chocolate caliente que ha preparado Ana. La verdadera guinda del pastel ha sido asistir al espectáculo de striptease que ha contratado la anfitriona para dejar con la boca abierta a Lucía, Rappel y Víctor (Jesús para ella).

Una cosa está clara. Han dejado el listón bien alto para los próximos concursantes VIP.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?