Entrevistamos a la actriz, que presenta ‘Rabia’

Patricia Vico: "Carmina Ordóñez es uno de los personajes más bonitos que he hecho"

¿Y tú qué opinas?

patricia vico
gtres

15 de noviembre de 2014, 16:00

La realidad se adelanta a la ficción casi siempre. En el caso de ‘Rabia’, la última gran producción que fragua Telecinco, la cosa estuvo ahí ahí. Un grupo de hombres y mujeres se ven obligados a esconderse y a huir. Son secreto de Estado. El CNI está obligado a encontrarlos, a confinarlos, a impedir que se sepa lo que les ha ocurrido. Un tratamiento médico experimental ha desarrollado en todos ellos un virus muy pero que muy virulento y, sobre todo, aún sin vacuna conocida. Es altamente contagioso y como no, peligroso, pero estar enfermos no les exime de ser personas y tener sus derechos. ¿Alguien ha dicho ébola? Al frente de todos ellos, una mujer con carácter, que toma las riendas, con muchos principios y también muchos secretos. Esa mujer será Patricia Vico quien se ocupará de “liderar”, aunque ella odie al palabra, a este grupo de fuera de la ley entre los que se encuentran Malena Alterio, Pepe Tous, Adriana Ozores o Carles Francino.

 

La prota, la líder.

Bueno (risas) es una serie muy coral. La verdad es que Marta es la que lleva la batuta del grupo de refugiados. La palabra líder no me gusta... Será el gallito del corral.

 

¿Qué te atrajo de esta nueva serie?

La verdad es que leí el guión y dije: quiero hacerla. Me encanta el género. Creo que es una serie innovadora en España y me apetecía mucho formar parte de algo así. El personaje es un bombón y la serie es muy golosa. Tiene mucha acción y eso es algo que nunca había hecho.

 

¿Te veremos en camiseta de tirantes, pantalones de camuflaje y metralleta en mano?

Es un thriller de acción, pero también de personajes. De personajes reales. No tenemos metralletas ni granadas, es algo rollo más guerrilla. Mi personaje es una mujer muy impulsiva. Un tía que no tiene miedo aparentemente a nada. Es muy resolutiva, muy organizadora...

 

Creo que la serie os deja mucho margen para la improvisación, que el guión es casi inexistente como ‘Frágiles’, ¿puede ser?

De la improvisación surgen cosas buenísimas. Creo que todos así podemos sumar, construir algo, dar más matices al personaje. Estamos sujetos a guión, no es ‘Frágiles’, pero es una gozada porque podemos aportar. A algunas cosas me dicen que no (risas) porque yo no paro. Soy ‘doña aportadora’. Pero me siento muy parte del equipo, es como si parieras la serie tú también. O sea, todos.

 

‘Doña aportadora’ no lo sé, pero ‘doña series’... También estás en ‘Alatriste’ ¿no?

Hago una colaboración especial. Me presentan en el capitulo dos y entro en el cuatro. Para mi ‘Alatriste’ ha sido una experiencia super divertida. He hecho un personaje total. Representa a la hipocresía social de la época. Es una mujer muy catòlica, muy recta, muy severa, con mucha mala host** y que todo lo hace, claro, en el nombre de Dios. Pero luego, también es muy putilla.

 

En ‘Rabia’ vuelves a tener un carácter de no te menees...

Me gustan las mujeres con carácter. Debo tener ese perfil. Con este personaje lo que me ha pasado es que tiene un pasado además es que he tenido que trabajar su pasado, que es un pasado muy oscuro. Que se sabrá durante el transcurso de la serie. O no, que nunca se sabe. Me apetecía hacer una heroína pero muy de carne y hueso. Que ‘Rabia’ es un viaje, pero también una pesadilla.

 

¿Una pesadilla?

Me refería a la historia (risas) El trabajo es maravilloso. Ya sabes cómo es esta profesión, unas veces todo, otras nada. Ahora, después de rodar el primer capítulo, me voy a Argentina a hacer Cien años de perdón con Calparsoro y luego vuelvo y termino la serie. Menos mal que he podido encajar los trabajos. Soy super afortunada con todo lo que me toca.

 

Carmina Ordóñez...

Jo, con ella estaba acojonada. Me parecía un personaje fascinante para interpretarlo como actriz. Antes, había reparado en ella lo normal, por las revistas. Cuando me la ofrecieron, a través de un casting, me dio la risa. Dije, venga hombre. ¿Yo Carmina? Pero luego, hice la prueba. Gusté, me gustó y pensé: Va, voy. Me lo voy a pasar fenomenal. Me gustó mucho la visión del personaje de Albaladejo. Con Carmina tenía un buen viaje. Es uno de los personajes más bonitos que he hecho.

 

¿Cómo la preparaste?

Me vi toda la documentación gráfica que había de ella. Hablé con muchas personas que la conocian. Recuero que hice un viaje a El Rocío, a Sevilla, a Marrakech, y ¿sabes que? En todas partes me hablaban maravillas de Carmina. Me parecía una punky para su época. Fue una experencia muy guay.

 

Hablas de casting

Bueno, yo soy una actriz a la que no le importa hacer pruebas. Me gusta. Creo que es la manera de saber si estás en el personaje. Si gustas, si te gusta... Estás más segura también. Y sí, todo en mi vida ha sido con casting. Será que no me acaban de conocer... (risas)

 

Yo te conocí con Maca, de Hospital Central

Jo Maca.... Me han pasado tantas cosas tan bonitas con Maca... Me dio tanto... Tuve hasta a mi hijo con ella. No pararía de contarte cosas buenas que me pasaron con ese personaje. Me faltaría tiempo. Se mezcló mucho con ella. Me ayudó a normalizar un montón una situación que hasta entonces no se había visto en televisión, me comprometió con su causa, ayudó a tanta gente... Fue genial. Pero tu que colgar la bata.

 

¿Y como se conjuga, por lo menos lo de ser madre y actriz?

Haciendo malabarismos. Y recibiendo mucha ayuda. En eso también soy afortunada.