Se la veía muy contenta, pese a haber iniciado los trámites para divorciarse de Rick Salomon

Pamela Anderson con camisa XXXL (y poco más) en un restaurante de Beverly Hills

¿Y tú qué opinas?

Pamela Anderson
Gtres

20 de febrero de 2015, 15:07

Si Pamela Anderson (47) y Rick Salomon (47), finalmente, se divorcian, no parece que la actriz vaya a llorarle mucho. Así de contenta la vimos salir de un restaurante de Beverly Hills, pocas horas después de que empezaran a circular los rumores de que Rick quería anular su matrimonio con ella. Se ha dicho también que la primera reacción de la ex 'Baywatch', tras conocer que su marido quería separarse, ha sido echar de su casa de Malibú al perro de Rick. A su mascota, queremos decir, un rotweiller llamado Bumblebee. También les ha dado dos semanas a las dos hijas de Salomon, Hunter y Tyson, de 18 y 16 años, respectivamente, para que se busquen un nuevo lugar donde vivir.

 

Claro que no fue el estado de euforia con el que vimos a Pamela lo que más ha llamado la atención, sino el 'modelito' que lucía en esta ocasión y cómo lo lucía: la rubia actriz llevaba una camisa blanca tamaño XXXL con apenas cuatro botones abrochados, con lo que dejaba ver bastante de su exuberante anatomía. La camisa le caía por la parte superior, dejando un hombro al descubierto, y la apertura central casi hacía asomar su ropa íntima. Los zapatos, dorados, de tacón alto y sin talón.

 

El divorcio de Pamela y Rick traerá cola. Según publicaba la prensa internacional, ella presentó los papeles en el juzgado de Los Ángeles, mientras que Rick ha hecho lo propio en Las Vegas, donde él trabaja, pues además de productor de televisión es jugador de póquer profesional. Salomon ha ido más allá en su intención de terminar con su matrimonio, ya que ha preguntado al juez si es posible anular el matrimonio con Pamela, celebrado en enero de 2014, porque, según argumenta, su todavía mujer le engañó. También pide no tener que pasarle pensión ni parte de su fortuna, ya que se estima que, ahora mismo, él gana hasta tres veces más que ella.