Acudieron juntos a declarar ante el juez por su intento de asesinato

Paco González y su familia reviven su pesadilla

¿Y tú qué opinas?

Paco González
Gtres

13 de marzo de 2014, 11:17

Ayer a la familia de Paco González le tocó revivir la pesadilla del pasado 5 de febrero, cuando su mujer y su hija fueron agredidas a las puertas del colegio del hijo menor de la familia por una fan del periodista y su novio. Los dos, en prisión desde el 8 de febrero, están acusados de intento de asesinato.

Cogidos de la mano y sonrientes, Paco, su esposa, Maite, y la hija de ambos, María, de 19 años, entraban en el juzgado de Instrucción número 5 de Móstoles.

Las heridas van cicatrizando, pero Maite todavía sufre en su cuerpo las consecuencias de ese fatídico día. Su brazo izquierdo todavía está escayolado y en cabestrillo, pues al defenderse de su agresor se cortó los tendones de tres dedos con la hoja del cuchillo. El resto de las puñaladas fueron en el pecho, la espalda y el costado y alguna de ella pudo ser mortal, pues fueron cerca del corazón y la aorta. A pesar de su semblante tranquilo, Maite confesó que había sido "muy duro" revivir esa "pesadilla", de la que cuesta despertar.

El intento de asesinato ocurrió el pasado 5 de febrero en Boadilla del Monte. Maite y María acababan de dejar en el colegio al hijo pequeño de la familia y se encontraban dentro del coche cuando se les acercaron Lorena Guerra Fernández, una chica de 25 años obsesionada con Paco, y su novio, Iván Trepiana, e intentaron matarlas. La rápida reacción de María, que logró huir y pedir ayuda a un hombre que se encontraba en su furgoneta, y la decidida reacción de este fue vital para que el salvar la vida de la mujer del periodista, que no olvidará nunca este intento de asesinato.

Lo más visto

  1. Primeras bajas en las quinielas de ‘Supervivientes’
  2. La gran noticia sorpresa que ha emocionado a Carlota Corredera
  3. La metedura de pata de Ivonne Reyes
  4. Jorge Javier y Lydia Lozano muestran su lado más natural
  5. La foto más tierna de Fran Rivera y su hija pequeña