Entrevistamos a la actriz en su quinto mes de gestación

Olivia Molina: "Es un embarazo tan querido que no nos importa el sexo"

¿Y tú qué opinas?

Olivia molina
Gtres

19 de noviembre de 2014, 20:00

Aún no sabe si será niño o niña. Es tan deseado el bebé, que eso da igual. Porque Olivia Molina dice que no quiere planear nada, que las cosas tienen que ser como vengan, sin estrategias. Tanto en la vida como en el trabajo. La maternidad le ha hecho más sabia y más comprometida. Uno de cada cuatro niños en España vive bajo el umbral de la pobreza, una situación que la actriz, madre ya de una niña, quiere atajar siendo la madrina de una campaña solidaria de Kellogg´s con la que se donarán 3,5 millones de raciones de cereales a 52 bancos de alimentos y también con un centro educacional que aún se está perfilando. ¿Lo montará en España? En un principio sí, pero su chico, Sergio Mur está convirtiéndose en toda una estrella al otro lado del charco y cruzarlo a Olivia también le hace ilusión. Quién sabe si para construir una carrera profesional internacional como la de su madre, Ángela Molina. A fin de cuentas, “como para todas las hijas, su madre es el espejo en el que mirarse”.

 

¿Cómo estás, Olivia?

Encantada. Es tan deseado este bebé…

 

Ya no tienes los nervios de las primerizas, claro.

Es que con el primero, todo es tan nuevo, una revolución del cuerpo, de la emoción, de la vida… Es todo tan grande, que te paraliza un poco. Con el segundo, ya sabes lo que viene, hacia donde va y que todo va a ir bien.

 

¿De cuánto tiempo estás ya?

Estoy de cinco meses avanzados.

 

¿Te han dicho si será niño o niña?

Vamos a esperar a eso. Aún no lo sabemos, pero es un embarazo tan querido que la verdad es que no nos importa el sexo. Cualquier cosa es bienvenida.

 

¿Y Vera como lo lleva?

Le hacemos partícipe de todo. Está muy contenta. Muy feliz. Habla de su hermanito, del bebé. Es muy bonito.

 

¿Tenéis nombre?

Tampoco. No lo hemos pensando. No somos nada previsores.

 

O sea, que hasta que no le veas la carita…

(risas) No sé si llegaremos a ese punto. Aunque las abuelas siempre dicen eso de “Tiene carita de llamarse tal” Pero no. No está todo controlado, pero sí que nos divierte jugar con nombres y reírnos con los que se nos ocurren.

 

¿Estás teniendo antojos?

Más que antojos, cosas que no me apetecen. Sobre todo, sabores fuertes. Rechazos. El café por ejemplo, que siempre he tomado bastante.

 

¿Cómo te las vas a apañar con dos chiquititos?

Jo, ya me lo están advirtiendo. Que es bastante duro criar a dos pequeños. Pero ¿sabes qué pasa? Que como ya estoy criando a Vera, tienes el tope de energía para lo que te venga.

 

¿Tienes ayuda?

Por supuesto. Tengo una madre que me ayuda mucho, pero como trabaja tanto, ni siempre que la necesito, ella puede. También tengo a la familia de Sergio. Y a un montón de hermanos que adoro y que son muy niñeros y quieren mucho a Vera.

 

¿Te gustaría tener una familia numerosa?

Me gustan mucho las familias numerosas, ahora, de lo que se quiere a lo que se puede… Yo vengo de ahí. De muchos hermanos. Soy incondicional de ellos. Son mi tribu. Mi apoyo. Son muy importantes en mi vida.

 

O sea, ¿que ya estás pensando en un tercer bebé?

(risas) Qué presión. No lo sé. Aún estoy embarazada del segundo. Pero bueno, mi madre tuvo cinco, mi padre a mi hermana Zoa. Somos seis. Muchos. Yo no creo que llegue a tantos.

 

¿Cómo es Sergio como padre?

Sergio es maravilloso. Estamos aprendiendo juntos a ejercer de padres, a ser los padres que nos gustaría ser, no hemos querido conformarnos con lo que hemos visto o con lo que nos han dicho, si no que hemos elegido el tipo de crianza que queremos dar a nuestros hijos. Es un viaje muy bonito. Sergio es un padre muy entregado y con mucho sentido del humor.

 

¿Le ves a Vera con madera de actriz?

Ay… Es como yo me he criado con esa pregunta siempre… Mira, dejémosla libre que es mucha presión y encima por partida doble porque lo de la interpretación le llega por partida doble. Que elija ella. Además es que yo nunca ha sabido qué es eso de “madera” de actriz.

 

A ti te apetecía alejarte un poco del mundo profesional para centrarte más en tu vida personal, ¿no?

Es algo que elegí sí, que era mi camino personal, que necesitaba, quise y, gracias a Dios, podía darme. Un año de maternidad. Y eso lo agradeceré toda la vida. Ha sido un viaje con Vera increíble, pero también me gusta trabajar. Ahora estoy viendo cómo encajar ambas cosas porque unas veces echas de menos una cosa y otras veces, otras. Además, siendo actriz es complicado compaginarlo. Trabajas con tu físico, tú eres tu propia herramienta, y cuando estás embarazada estás muy limitada para según qué cosas. Pero para todo hay tiempo. De hecho, mira, a raiz de ser mamá, ha nacido un proyecto de un centro de ayuda, de formación tanto artístico como educacional, para satisfacer las necesidades tanto artísticas como vitales de muchos niños en el que estoy muy involucrada. No puedo contar mucho porque se está perfilando, pero tengo deportiva mucha ilusión y mucha energía en él. Así que, cuando Kelloggs me ofreció esta campaña, he visto claro que la vida me dirige por este camino.

 

¿Y cómo actriz?

Tengo ofertas. Pero para más adelante. Hay una cosa de teatro bastante bonita pero… será para después de dar a luz (risas).

 

Mientras, Sergio triunfando allende los mares. ¿Te ves en Estados Unidos?

No nos disgustaría, la verdad. La gente joven tiene que salir adelante y buscarse la vida sea como sea. Además, viajar es una experiencia que les das a tus hijos, otra cultura, otro idioma, otros horizontes. Yo me he criado así.

 

Claro, carrera internacional como la de tu madre. ¿La ves en ‘Velvet’?

Ella era más de Italia y Francia, pero sí (risas) Claro que la veo. Está estupenda. Soy fan total. La amo. Me enternece mucho verla. Además, está perfecta. Encaja fenomenal y los años 50 la quedan como un guante.

 

¿Os lleváis muy bien?

Nos contamos todo. Desde una chorrada a lo que más me preocupa. Tenemos la relación de toda madre con su hija, de idas de venidas, de vueltas de campana. Nos queremos mucho.

 

¿Cómo es Ángela Molina como abuela?

Ella es maravillosa. Es muy madraza, mi hija la adora y se lo pasa muy bien con ella. Además, mi madre tiene a mi hermana pequeña, que aún tiene 11 años, con lo que mi madre ejerce todavía de madre que cría a una niña.

 

¿Te miras en su espejo?

Como todas las hijas, me miro en ella. La quiero mucho. Y como actriz es una de las actrices más increíbles de España. Con una trayectoria muy especial y única. Vive para su trabajo y lo vive con una pasión y un respeto impresionante.

 

¿No te das celillos de los clubs de fans que le han salido a Sergio?

Qué va. Está muy claro todo. Lo nuestro es algo tan bonito y tan serio que no puedo entrar en nimiedades. Esas son cosas que forman parte de nuestro trabajo y Sergio es un hombre increíble. No me extraña que eso pase. Lo entiendo como mujer y como actriz Además, es un buen síntoma. Que su trabajo gusta y su curro llega a la gente.

 

¿Habéis pensando en la boda?

No… Tener hijos es la unión más potente y, de momento, no nos hace falta.

 

Lo más visto

  1. "Bárbara y Adara se metieron en un bucle demasiado espeso y me empezaron a hartar un poquito"
  2. ¿Quieres saber a qué famosa te pareces?
  3. El cambio radical de Kate Moss
  4. Primeras imágenes y mensaje incendiario de Alba Carrillo desde Laponia
  5. ¿Qué ha pasado para que Beatriz Luengo esté llorando como una Magdalena?