El cantante nació hace 58 años en aquel país centroamericano

Miguel Bosé regresa a sus orígenes: se ha mudado a Panamá

¿Y tú qué opinas?

Miguel Bosé
Gtres

18 de febrero de 2015, 15:57

Dice que busca el anonimato del que ya no goza en España –aunque sus fans americanas se fotografían con él en el super, en el centro comercial y en medio de la calle–, así que Miguel Bosé ha cogido las maletas y a su numerosa prole (Diego y Tadeo, de 4 años, y Telmo e Ivo, de 3 y medio) y se ha instalado en un apartamento que ha adquirido en la urbanización Costa del Este, en la ciudad de Panamá, con vistas al mar. No es Panamá un país extraño para Miguel Bosé, ya que nació allí hace 58 años (el 3 de abril serán 59) por expreso deseo de sus padres –el torero Luis Miguel Dominguín y la actriz italiana Lucía Bosé–, que no querían que su hijo hiciera el servicio militar, obligatorio en aquellos años, ni en España ni en Italia. Desde marzo de 2010, por cierto, Bosé también tiene la ciudadanía colombiana.

 

Aunque hemos conocido ahora que Miguel se ha mudado al país en el que vino al mundo, el propio cantante revelaba a la edición italiana de la revista Grazia que lleva dos años, nada más y nada menos, instalado allí con sus hijos, a quienes, por cierto, no hemos visto jamás (salvo una imagen del cantante con uno de los niños en un aparcamiento) y de los que únicamente conocemos su existencia porque el propio Miguel así lo anunció en su día.

 

La urbanización Costa del Este es de nueva creación y la conforman, de momento, algunos rascacielos situados en primerísima línea de mar y una zona de chalets. Muy cercano hay un campo de golf, un hipódromo y un importante espacio natural protegido: los humedales y manglares de la Bahía de Panamá. El aeropuerto internacional de Tocumen también está bastante próximo, lo cual le será muy útil a Miguel. "Panamá tiene una posición estratégica en América, que es donde está mi principal mercado discográfico. Así puedo volar, hacer un concierto y regresar junto a mis hijos", ha dicho el cantante.

 

En la entrevista a la revista italiana, Miguel habla de sus hijos y se muestra como todo un padrazo. Eso sí, muy estricto con los horarios. "Cuando en casa hay cuatro machos alfa, hay que establecer una reglas. Ellos pueden expresarse libremente, pero deben respetar los horarios. A las 6 de la mañana estamos todos en pie. A las 7,30 es hora de ir a la escuela y a las 18.30 se cena. La hora de la mesa es sagrada. Soy un padre amoroso, pero tomé la decisión de ser padre muy tarde y de serlo en solitario, así que siento la responsabilidad de forjar su carácter y que, de mayores, sean felices". Miguel afirma que nunca se ha enamorado, pero con sus hijos ha descubierto lo que es el amor verdadero. También desvela algo que no sabíamos: que los cuatro llevan sus apellidos: Bosé Dominguín. Aunque, en realidad, él es González Bosé, pero con los artistas y sus nombres, nunca se sabe.