Salieron a comer juntos y terminaron la cita fundidos en un abrazo

Melanie Griffith encuentra consuelo en los brazos de un amigo

¿Y tú qué opinas?

Melanie griffith con un amigo

30 de enero de 2015, 11:41

Por CONCHI ÁLVAREZ DE CIENFUEGOS

 

Después de su divorcio con Antonio Banderas, Melanie Griffith ha buscado refugio en sus hijos y en sus amigos. Fue precisamente con uno de estos con quien salió a comer a un restaurante de West Hollywood el jueves 29 de enero. Tras el almuerzo, la pareja se separó, no sin antes darse un cálido abrazo.

 

A pesar de que Antonio ha rehecho su vida en un tiempo récord, Melanie aún no parece estar preparada. O tal vez, no ha encontrado al hombre que pueda alegrarle el corazón de la manera que lo hacía el malagueño.

 

Antonio ahora disfruta de su nuevo amor junto a Nicole Kimpel, una impresionante rubia con la que ya compartió noches de farra en Cannes, cuando aún se suponía que seguía con la madre de su única hija, Stella del Carmen. Antonio ha estado con Nicole estas Navidades y ha repetido con ella los mismos planes que en su día hizo con Melanie.

 

Por su parte, Griffith desea con todas sus fuerzas olvidarse del que fuera su marido durante tantos años. Empezó por quitarse su nombre del brazo a base de sesiones de láser. Pero la actriz no puede evitar tener momentos en los que lo echa de menos, como bien mostró hace unas semanas en sus redes sociales, donde compartió algunas instantáneas familiares que tenían a Antonio como protagonista. Ahí dejó claro que el padre de Stella sigue significando mucho para ella.

 

Deseamos que Melanie prosiga con su vida y que, pronto, pueda volver a gritar a los cuatro vientos que está enamorada. De momento, ella seguirá quedando con sus amigos más íntimos. 

 

Lo más visto

  1. "Bárbara y Adara se metieron en un bucle demasiado espeso y me empezaron a hartar un poquito"
  2. ¿Quieres saber a qué famosa te pareces?
  3. El cambio radical de Kate Moss
  4. Primeras imágenes y mensaje incendiario de Alba Carrillo desde Laponia
  5. ¿Qué ha pasado para que Beatriz Luengo esté llorando como una Magdalena?