Un estilo tan elegante como arriesgado

Máxima, una reina que marca estilo

Cerrar galeríaDesplegar galería
1 / 10
Viaje a Nueva Zelanda

1 / 10Viaje a Nueva Zelanda

De naranja, con volantes y tocado, durante su visita a Nueva Zelanda en 2006.

GTRES

Máxima, de verde total

2 / 10Máxima, de verde total

Imagen sobria y total look en verde para su visita oficial a un colegio en 2008.

GTRES

También con estampados

3 / 10También con estampados

En 2007 lució este vestido de estampado realista en verde y naranja.

GTRES

Espléndida y festiva

4 / 10Espléndida y festiva

En 2008, para inaugurar un teatro, eligió un vestido de pedrería, con bolso a juego,
y pendientes XL de bisutería.

GTRES

Perfecta en cualquier ocasión

5 / 10Perfecta en cualquier ocasión

Con vestido de encajes y chaqueta en una conferencia empresarial en 2008.

GTRES

De naranja, el color nacional

6 / 10De naranja, el color nacional

Combinando naranja y fucsia con falda abullonada y chaqueta, inauguró un colegio en 2009

GTRES

Máxima, atrevida y colorista

7 / 10Máxima, atrevida y colorista

En Rotterdam en 2009, de fresa y fucsia con pamela XL a juego con la chaqueta.

GTRES

Aficionada a la bisutería

8 / 10Aficionada a la bisutería

La pedrería y la bisutería forman parte de su vestuario de día. En la imagen, de verde en 2009.

GTRES

Máxima luce los tocados como nadie

9 / 10Máxima luce los tocados como nadie

Pantalón Capri y blusón, con tocado, en Brunei, su primer viaje oficial de 2013.

GTRES

Más Sobre...
Casas Reales Coronación de Máxima

11 de marzo de 2013, 12:12

Todos los ojos se han puesto sobre ella: será la reina de Holanda el 30 de abril. Elegante, sofisticado, excesivo, arriesgado…, el estilo de Máxima Zorreguieta no deja indiferente a nadie.

Su secreto es la naturalidad con que lleva desde baratos diseños de Zara hasta los de los mejores modistos, en cuyas creaciones se deja buena parte de los 650.000 euros que recibe como asignación anual para sus gastos.

Una reina a todo color

Quizá porque conserva el espíritu de los años en los que ejerció de ejecutiva, Máxima mantiene la sobriedad de los trajes sastre en sus actos oficiales: faldas por encima de la rodilla y chaquetas ajustadas. Aunque se permite, con permiso del protocolo, colores llamativos: rojo, naranja, fucsia y verde. Si viste pantalón, los anchos son sus preferidos. Y sus vestidos de cóctel son de líneas rectas, aunque también elige modelos de gasa, habitualmente con escotes ‘sabrina’ o ‘jackie’. Sus dos debilidades son los sombreros, desde pamelas XL hasta tocados años 50 o de fantasía, y los pendientes enormes. Informal, opta por pantalones ‘Capri’, que dejan al aire los tobillos, y la hemos visto de Zara.

De gala, Máxima demuestra que es ‘la princesa más exuberante de Europa’, como se la conoce. No renuncia a sus curvas y potencia sus puntos fuertes. Ese es otro de sus secretos. Elige a grandes modistos y Valentino es su preferido. También luce modelos de Vermeulen, Nathan Jeden, Jan Timinian o Fabianne Devinne, modista de Silvia y Victoria de Suecia que le recomendó su suegra. Seda, gasa y pedrería se ajustan a su cuerpo en diseños palabra de honor y asimétricos que realzan su escote, demasiado generoso para algunos.

Loading...