Cambio radical

Mario Casas nos desvela la poco saludable ‘antidieta’ que siguió para engordar 10 kilos

Filipinos, Donettes, cerveza y sillón ball, los mejores aliados para coger peso de uno de los actores españoles más guapos

Mario Casas
1 / 8

1 / 8

Un lobo

Gtres

2 / 8

Cazador

Instagram

3 / 8

Bien rodeado

Gtres

4 / 8

Dos gotas de agua

Gtres

5 / 8

Votación

Gtres

6 / 8

22 kilos menos

Instagram

7 / 8

Con clase

Instagram

Más Sobre...

Actores famosos

9 de marzo de 2018, 12:46 | Actualizado a

¿Os imagináis [email protected] en vuestro sillón sin mover ni un dedo del pie, experimentando la pereza de incorporarse para coger el mando a distancia y comiendo Donettes y Filipinos blancos como si no hubiera un mañana? A algunos les gustará la idea y a otros no, pero el pensamiento común es que se engordarían varios kilos a un ritmo vertiginoso. Pues bien, eso es lo que ha hecho Mario Casas para grabar su nueva película, ‘Bajo la piel del lobo’, en la que interpreta a cazador solitario, último habitante de un remoto pueblo en las montañas y sin contacto con los humanos.

La presentación en Madrid del film del guapísimo actor invitaba a preguntarle por cómo un hombre poseedor de uno de los físicos más privilegiados del panorama español, había conseguido ganar hasta 10 kilos de peso. Mario responde: “Comí muy mal, bebí cerveza, hacía lo que quería y no hacía deporte. Además, hacía dos meses que había dejado de fumar y había engordado 3-4 kilos. Se trataba de interpretar a un personaje robusto, que en pantalla pareciese un oso o un jabalí”, bromea.

Relacionado con esta noticia

Hace unas semanas, Mario Casas visitó ‘El Hormiguero’ para promocionar su película y dejó un comentario acerca de su imagen para este largometraje que tuvo bastante repercusión: "Tenía 10 kilos más, estaba como una bestia y ¡ojo! Les gustaba más a las mujeres. No sé si por el aspecto rudo de cazador o por qué".

Y es que hay veces que las exigencias del guion son tan férreas que acaban alterando la vida personal de los actores. Que se lo digan al chico malo del cine español por excelencia. Tras engordar como si lo fueran a prohibir, Mario Casas rodó 'El fotógrafo de Mauthausen’, película donde se mete en la piel de Francisco Boix, fotógrafo que captó en su cámara la Guerra Civil española mientras era testigo de las atrocidades cometidas en los campos de exterminio nazis.

Para ello tuvo que deshacerse de 22 kilos en solo cuatro meses: los 10 que había ganado para 'Bajo la piel del lobo' y 12 que perdió para interpretar al nuevo personaje: "Supuso pasar muchísima hambre, no comer casi y verte en el espejo tísico. Ahí sí que las mujeres nada, ahí las espantaba". Sea como sea, siempre seguirá siendo uno de los actores más deseados, de eso no cabe duda.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?