Es Silvia en la serie 'Seis hermanas' de La 1, ambientada a principios del siglo XX

María Castro: "El corsé lo debió inventar un hombre"

¿Y tú qué opinas?

María Castro
Gtres

25 de abril de 2015, 07:00

Empezó tan joven y se convirtió tan pronto en un rostro popular de la tele gracias a su Lucía de 'SMS' o a su Jessi de 'Sin tetas no hay paraíso' que no nos damos cuenta de que hubo un momento en que María Castro aún no era conocida o que antes, en su Vigo natal, tuvo que decir a sus padres ese manido: “Mamá quiero ser artista” o que más allá de ella, Verónica Forqué y Silvia Marty, había muy pocas pelirrojas en la pantalla. Por ella, por la díscola de 'Upa Dance', María quiso ser actriz, y ahora, es una estrella y protagonista. En 'Seis hermanas', que estrena esta semana TVE, y que sucede a principios de siglo, es la hermana Silvia que quiere romper con las convenciones sociales siendo actriz, cantante, artista… Un personaje que le va, dice, como anillo al dedo, que se parece tanto a ella que le asusta aunque eso sí, su Trini, la de 'Vivo cantando', no la olvidará nunca. De ella, se ha quedado el colgante que llevaba al cuello para tenerla siempre cerquita del corazón.

 

Hemos cambiado Vallecas 2014 por el Madrid burgués de 1913. Más de cien años separan a Francisca Silvia de Trini…

-Y fíjate que para mí, Francisca me resulta mas sencilla. Se parece muchísimo a mí. Vale, es una época distinta y otra forma entender la vida y todo, pero Francisca es pizpireta como yo, es risueña, es habladora… y yo soy todo eso, y más. Mi personaje tiene que guardar una compostura y unos modales propios de la época, pero de todas maneras, la labor de creación y composición del personaje en Francisca es menor que en Trini. Yo es que no me parecía en nada a Trini. No tenía nada que ver conmigo.

 

Ella también quiere ser actriz, como tú imagino que un día ¿no? ¿Cómo fue ese momento en que decidiste decírselo a tus padres?

-Reaccionaron super bien. Yo estaba entonces estudiando INEF y soy muy empollona entonces mis padres temían que me equivocara de camino, que me fuera por un lado y no terminara sacando en claro nada, que abandonara la carrera, que no consiguiera ser actriz… Pero yo les dije: no voy a abandonar nada, ser actriz es mi sueño desde niña y necesito saber si puedo convertir en realidad ese sueño. No os preocupéis que yo voy acabar la carrera. Así que me saqué la carrera por años. Quien algo quiere, todo resulta posible y saca tiempo de cualquier lugar. El tiempo se estira y estira.

 

-Pero no me puedo creer que tus padres no se lo temieran...

-Ellos lo veían. Lo veían todos. Si en las exhibiciones, cuando tenía 3 años, con mis primos, yo ya quería hacerlo todo. Luego, hice gimnasia rítmica, durante 13 años. Hasta los 18. Y la gimnasia tiene una parte estética y artística muy importante, de expresión corporal, de gesticular, de sentir la música. Yo, cuando querían que hiciera algo, un gesto, lo que fuera, me gritaban: ¡Expresión! Y yo ya me ponía en órbita porque enseguida lo sentía y lo vivía todo. Y cuando dejé el deporte, tenía que llenar ese hueco tan grande que dejaba la rítmica en mi vida y dije: yo quiero hacer eso que hace esa gente en la tele. No ya tanto en el teatro o en el cine. En Vigo no había estrenos de teatro todos los días y al cine, ibas cuando te llevaban, claro, pero la tele, la tele llegaba a casa todos los días y yo descubrí que quería hacer lo que aquellos actores. Cuando pusieron 'UPA Danc'e me volví loca porque había una pelirroja. Y mira, he tenido la suerte de llegar hasta aquí.

 

Vestida de época…

-Eso siempre ayuda. Te ayuda porque te vistes de un personaje que no eres tú. Yo no llevo ni este pelo, ni estas horquillas ni este corsé… bueno, corsé no llevo.

 

¿Y eso? Pensaba que sí…

-Lo he aborrecido. Es muy incómodo. Quien lo inventó fue un hombre seguro, porque una mujer es imposible. Es horroroso, horroroso. El otro día, no me acordaba que lo llevaba, estaba en una postura un tanto extraña, estornudé y me hice daño en una costilla. Como si me retorciera. (Risas). Mira, yo voy más derecha que ninguna para que no me lo pongan. Que si ven que me encorvo, me lo encasquetan.Y luego está muy bien tener como otro personaje en uno, el que baila y canta, ahí me permito el lujo de llevar otro vestuario.

 

Pero te veo con unas ganas…

-Porque yo lo vivo muy bien. Soy muy activa, y si no me gustara eso, haría galletas. No me importa trabajar. Pero es duro. Tengo grabación durante la semana y teatro. A veces, me voy directamente del set de rodaje a la función y en la función, En 'La novia de papá', soy la novia de papá, es decir, estoy en el escenario sin moverme una hora y cuarenta minutos, necesito tener toda la energía posible para atrapar al espectador y contar mi historia y retenerlos, no soy una que pasaba por allí… Total, que yo lo hago todo, pero cuando llego a casa…duermo como un tronco.

 

Por Luis Nemolato

 

Temas Relacionados

Lo más visto

  1. El peor momento de Antonio Orozco
  2. El nuevo dardo de José Luis Moreno dedicado a Sandra Barneda
  3. "Durante muchos años tuve miedo a hacerme las pruebas del VIH"
  4. Las cinco cosas que se llevó Alba Carrillo de casa de Feliciano López y que quizá tenga que devolver
  5. ¿Crees que lo sabes todo sobre los famosos? Demuéstralo con este test