El próximo sábado, la princesa sueca dirá por fin sí a su nuevo amor

Magdalena de Suecia esta vez sí, quiere

¿Y tú qué opinas?

5 de junio de 2013, 13:20

Drottningholm, el pequeño Versalles sueco, una de las atracciones turísticas más visitadas de Estocolmo, declarado Patrimonio de la Humanidad, será el escenario maravilloso de la cena y el baile de gala de la boda de Magdalena de Suecia y Chris O'Neill.

Es también el hogar donde nació y creció Magdalena, puesto que el palacio, cuyos parques son públicos, es la residencia de la familia real. De manera que la hija menor de Carlos Gustavo y Silvia estará en su boda como en casa. "Me hace mucha ilusión celebrarlo en el lugar donde nací", ha dicho la princesa.

Todo está a punto ya en la capital sueca para vivir una boda real, tres años después de la de Victoria y Daniel, los herederos. Esta será algo menos sonada, pero se anuncian 350 invitados, entre ellos representaciones  reales de los países vecinos Dinamarca y Noruega, encabezadas por los príncipes herederos Federico y Mary y Haakon y Mette-Marit.

Del gran hotel al palacio

El palacio de Drottningholm será el tercero de los escenarios de la boda. El primero es el lujoso Grand Hotel de Estocolmo, donde ya el viernes los novios ofrecen una cena a los invitados. Por el Grand Hotel, que tiene un restaurante con dos estrellas Michelin, han pasado las celebridades que visitan Suecia. Allí ha recalado ahora la madre de Chris, Eva, (su padre murió en 2004). Eva Walter O'Neill es una elegante y rica mujer de la jet neoyorkina, nacida en Austria, cuatro veces divorciada, amiga de Ivanna Trump, con una villa de 13 milones de dólares en Florida que le compró su hijo y pisos en Manhattan y Londres.

La boda será el sábado a las 4 de la tarde, en la capilla del palacio real, la misma en la que hace 16 meses fue bautizada la princesa Stelle, hija de Victoria y sobrina de Magdalena. Tras la ceremonia religiosa –la familia real sueca es luterana– los novios se dirigirán en un carruaje (o un Cadillac si llueve) escoltado por soldados hasta el embarcadero de Riddarholmen. Durante el recorrido, se dispararán 21 salvas de honor. Al final del recorrido los novios embarcarán para llegar por mar al palacio de Drottningholm, que está en una isla a pocos minutos del centro.

La cena será servida por otro conocido chef sueco, Stefano Catenacci, el patrón del Operakällaren, el restaurante de la Ópera, que cuenta también con una estrella Michelin. Catenacci sirvió el banquete de la boda de Victoria y Daniel, hace tres años.

Segundo intento

Magdalena y Chris se conocieron en Nueva York, donde viven. Chris ha preferido renunciar a cualquier título real para poder seguir con sus negocios como 'broker' de las finanzas. Se conocieron poco después del gran disgusto que sufrió Magdalena al tener que anular la boda ya aunciada con el abogado Jonas Bergström. Rompieron debido a las infidelidades del joven. La última, con una deportista noruega, se descubrió cuando la pareja y la Casa Real sueca ya habían anunciado el compromiso.

Sin presencia española

La familia real española no envía a nadie a la boda pese a que los reyes suecos estuvieron en las de Elena y Cristina. Cabe recordar que la boda de la heredera Victoria fue el último acto oficial donde estuvieron la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin.

 

Temas Relacionados