Su mayor deseo

Lucía Rivera: "A ver si veo a mi padre y recuperamos el tiempo perdido"

La hija de Blanca Romero y Cayetano Rivera se ha instalado en Madrid para labrarse un futuro como modelo y dice que la relación con su padre "es buena"

Cerrar galeríaDesplegar galería
1 / 5

1 / 5

Su objetivo, convertirse en modelo

2 / 5

Lucía Rivera Romero 2. Su gran deseo

3 / 5

Una gran madurez

4 / 5

Su madre, su ejemplo

Más Sobre...

Hijos de famosos

7 de abril de 2017, 13:40

Nos sorprendió y enterneció con el detalle que tuvo con él por el Día del Padre y ahora, Lucía Rivera corrobora que su relación con su padre Cayetano sigue fluyendo. La hija de Blanca Romero está focalizada en labrarse un nombre como modelo. Para ello, ha dejado su Asturias, patria querida, y se ha instalado con cinco maletones, llenos de ropa y, cómo no, de sueños e ilusión, hasta Madrid. En un acto público que compartió ayer jueves con su madre, Blanca Romero, la joven, que cumplía 18 años el pasado diciembre, sabe que en la capital tendrá la oportunidad de ver más a su padre y ha expresado su gran deseo respecto a su relación, que se retomaba el año pasado.

Relacionado con esta noticia

Después de años en los que Lucía y Cayetano no se trataban con la fluidez natural que cabría esperar entre un padre y una hija, la joven modelo y Cayetano escenificaban su buena relación a través de una foto de Instagram. En ella, el diestro abraza a su hija y ambos aparecen sonrientes. "Quien tiene magia, no necesita trucos. Gracias por tanto, te quiero", escribía junto al bonito 'selfie'. Cayetano vive junto a su mujer, la presentadora Eva González, en Madrid, y Lucía espera poder verle con más asiduidad que hasta el momento. "Hablo con él. A ver si le veo, quedamos y recuperamos el tiempo perdido", ha confesado. Las cosas entre ellos no han sido fácil aunque, ahora diga categórica que su relación es "muy buena". Muy madura para su edad, ha hablado del "orgullo", como la principal traba que ha habido entre ellos, pero por suerte, ese sentimiento se ha transformado en "ganas". "Las ganas. El orgullo no lleva a ninguna parte y menos entre un padre y una hija. No estamos hablando de dos amigos, sino de una familia", reflexionaba. Por eso, en su nueva y plena etapa como padre e hija reconoce que ha sido muy importante que ambos pusieran de su parte: "El paso fue mútuo".

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...