Del poncho étnico al sastre pijamero

Los mejores looks de la embarazada más 'in': Blake Lively

Cerrar galeríaDesplegar galería
1 / 6
Poncho multicolor, el 'must' de la temporada

1 / 6Poncho multicolor, el 'must' de la temporada

Poncho con motivos étnicos y botas altas: a pesar de los prejuicios que podría suscitar esta combinación hasta en una top model, Blake Lively, embarazada de cinco meses, luce favorecida y sexy, que no vulgar.

Combinado expolsivo

2 / 6Combinado expolsivo

Lo mismo podría decirse de la minifalda estampada de tiro alto que mezcla sin reparos con una camisa de cuadros: un look naíf pero nada ñoño que cubre con un abrigo holgado en paño gris.

Un mono atrevido

3 / 6Un mono atrevido

La actriz sale airosa de la prueba del pijama. Esta prenda interior que ha salido a la calle por obra y gracia de Marc Jacobs en una de sus últimas colecciones para Louis Vuitton le sirve a la futura mamá para superar el tránsito del verano al otoño y conformar un look apto para las 24 horas gracias a los stilettos dorados.

Blake Lively, shopping

4 / 6Blake Lively, shopping

1. Poncho gris de Aurora. 2. Falda estampada de Argot&Margot, 65 euros. 3. Colgante de Stroili, 59,90 euros. 4. Falda de Dolores Promesas, 99 euros. 5. Camisola de cuadros de TCN, 139 euros. 6. Botas latas de C&A, 39 euros. 7. Botas de invierno de UGG, 219 euros. 8. Bolso cartera de New Yorker, 14,95 euros.

Blake Lively, shopping

5 / 6Blake Lively, shopping

1. Abrigo de Dolores Promesas, 229 euros. 2. Poncho de Altona Dock, 115 euros. 3. Bolso de Argot&Margot, 110 euros. 4. Bota de Stilllife, 68 euros. 5. Vestido camisero a rayas, Altona Dock, 115 euros. 6. Funda de iPad tejana, de Silver HT, 29,90 euros. 7. Falda de Argot&Margot, 65 euro.

14 de noviembre de 2014, 13:11

Por PALOMA SIMÓN

 

Lo que no consiguió su alter ego catódico lo ha logrado la gravidez. La actriz Blake Lively (1987) se está demarcando del look recargado y fashionista (entendido como término peyorativo) que llevaba a gala Serena van der Woodsen, y que ha tenido a bien prolongar a su vida real.   

 

Lively ha ido cincelando un estilo propio que en un avanzado estado de gestación cabría esperar todo lo contrario. Porque no sería el primer icono de estilo made in Hollywood que da al traste con su estatus en nueve meses; el de Mila Kunis, que no es que fuera Audrey Hepburn pero se defendía estilísticamente hablando, es el caso más reciente -y sangrante-.

 

Pues bien, volviendo a Blake Lively, la flamante embajadora de las fragancias de Gucci ha hecho del estado de buena esperanza la mejor coartada para pulir una imagen que brilla en la red carpet (territorio en el que, en estas lides, no se salva del embarazo ni Natalie Portman) gracias a certeros vestidos firmados por la enseña italiana o Michael Kors.

 

Y también lo hace en sus apariciones cotidianas, candida en las que la esposa del también actor Ryan Reynolds da una lección de estilo enfundada en tres conjuntos a priori vedados al período de gestación a saber: la minifalda, el sastre pijamero y el poncho. Vayamos por partes.

 

Solo nos queda esperar que Blake mantenga esta contención indumentaria una vez haya dado a luz… y entierre de una vez por todas a la cursi de Serena.

Loading...