Marta Sánchez tendrá que ser operada

Los médicos no descartan nada

Aún asustada, la cantante Marta Sánchez nos explica que deberá pasar por quirófano dentro de unas semanas para que le sea extirpado un bulto.

¿Y tú qué opinas?

14 de febrero de 2013, 17:55

Marta Sánchez (46) volvía a revivir todos sus temores hace unas semanas, el día en que, casi por casualidad, el médico le diagnosticaba un quiste en el aparato digestivo.

La noticia llegaba como un mazazo y la zarandeaba hasta hacerle perder el equilibrio.Su mente volvía irremediablemente a julio de 2004, el día más triste de su vida, cuando despedía a su hermana melliza, Paz, que fallecía tras varios años luchando contra un cáncer.Con ella se iba algo más que una hermana. Su vida no volvería a ser la misma nunca más. “Ahora estoy bien. Cuando me lo dijeron, me asusté mucho. Tengo antecedentes familiares y esta noticia me puso muy nerviosa”, confesaba Marta a Lecturas, cuando le preguntamos por su estado de salud. No fue la única que sintió temblar el mundo bajo sus pies al conocer el diagnóstico. Su madre, Paz, volvía a revivir ocho años después la peor experiencia que un padre puede tener que atravesar. “Mi madre se llevó un susto muy gordo. Es normal, ya ha perdido a una hija”, nos explicaba Marta.

Médicos y pruebas

Pasado el susto inicial, la cantante comenzó el ritual médico: unas primeras pruebas en el hospital de El  Rosario (Madrid), que sirvieron para realizar un diagnóstico inicial; y una segunda visita con un especialista en el Centro Médico Quirúrgico de Enfermedades Digestivas, para conocer su alcance. “Me encontraron el bulto por casualidad, mirando otra cosa. Es como cuando te miran una muela y te descubren un pólipo”, recuerda la cantante, todavía sorprendida. “Los médicos han descubierto un quiste que parece ser benigno, a juzgar por las calcificaciones que handetectado. Incluso puede llevar décadas ahí. Pero no descartan nada hasta que hagan la biopsia”, nos cuenta, serena, aunque con el miedo todavía en el cuerpo. El diagnóstico final llegará cuando el bulto sea analizado, y para eso, Marta tendrá que pasar por quirófano dentro de unas semanas. “Me operarán después de Semana Santa. Bueno… Nunca te hace gracia meterte en el quirófano y que te hurguen… ¡Espero que todo salga bien!”, explica Marta, que afronta este contratiempo con optimismo y se aferra a las posibilidades de que finalmente todo quede en un susto.

Lecturas n°3178 Febrero 2013

Noticias relacionadas