Nació el viernes a las 22h

Los Janeiro visitan al hijo de Víctor y Beatriz Trapote

Sus tíos Jesulín y María José con sus primos Julia y Jesulinín y la abuela Carmen Bazán

Los Janeiro visitan a hijo de Victor Janeiro y Beatriz

7 de diciembre de 2015, 10:25

Le costó salir pero, por fin, el viernes 4 a las 22h el pequeño Víctor Janeiro se decidió a venir al mundo. Lo hizo en el Hospital Jerez Puerta del Sur y llegó pesando 3,750 kilos y con 53 centímetros de largo. Un niño hermoso, sano, grandote y, sobre todo, muy deseado por sus padres, Víctor Janeiro y Beatriz Trapote.

Toda su familia no ha querido dejar pasar ni un minuto para conocer al nuevo integrante del clan Janeiro y este fin de semana hemos visto desfilar por las puertas de urgencias del hospital a su tío Jesulín de Ubrique con su mujer, María José Campanario, acompañados de sus hijos, Julia y Jesulinín, que ya están altísimos y seguro que se han alegrado de tener un nuevo primo cerca.

Janeiros visitando a victor

También vimos a la orgullosa abuela. Carmen Bazán llegaba al hospital sonriente y pletórica de contar con un nieto más en su gran familia. A los que no se ha podido ver todavía han sido a la tía del pequeño, Carmen Janeiro, ni a su tío Humberto ni al abuelo y patriarca de la familia, don Humberto, que no goza de la mejor de las saludes desde que sufriera un aparatoso accidente de coche el pasado mes de octubre en el que se fracturó la cadera, de la que tuvo que ser operado. Seguramente Humberto padre conozca a Victorín cuando a su mamá y a él le den el alta.

Relacionado con esta noticia

Beatriz tuvo un parto tardío (ya estaba en la semana 41 de gestación) que tuvo que ser provocado ya que, como ha comentado María Cantos Sánchez, la matrona que la asistió, la placenta se estaba envejeciendo y podía suponer peligro tanto para la mamá como para el bebé. Aún así, Beatriz "sonreía continuamente y se le notaba un estado de emoción", según ha explicado la matrona en su propio blog. Allí describe como fue el parto, que duró 4 horas y no fue "el típico parto que se imagina una mujer", ya que al pequeño Víctor no le provocaron el llanto porque debían llevarlo rápidamente al pediatra para que le limpiara bien la garganta.

Por suerte todo fue bien y tanto la madre como el pequeño están perfectamente y seguramente con ganas de irse a casa ya y conocer al resto de la familia.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...