Sardá a corazón abierto

Los episodios más duros que Javier Sardá contó a Bertín

El presentador se abrió en canal con el anfitrión e hizo un repaso de los momentos más difíciles de su vida

Bertín Osborne
1 / 8

1 / 8

Reencuentro 'marciano'

Gtres

2 / 8

Su segunda madre

Gtres

3 / 8

Todo un referente de la profesión

Gtres

4 / 8

Todo un descubrimiento. Un descubrimiento

Gtres

5 / 8

Adiós con el corazón

6 / 8

Una anécdota para el recuerdo

Gtres

7 / 8

Toda una vida juntos

Gtres

Más Sobre...

Mi casa es la tuya

26 de enero de 2017, 12:28

Javier Sardá se convirtió ayer en el invitado estrella con Bertín Osborne en su nueva casa. El también cantante consiguió organizar un ‘reencuentro de lo más marciano’ junto al catalán y Boris Izaguirre.

Relacionado con esta noticia

El periodista cosechó el éxito durante los ocho años que estuvo al frente de ‘Crónicas marcianas’, pero su vida no siempre fue de color de rosa. Una infancia marcada por la ausencia de su madre y unos comienzos complicados hicieron de él lo que es hoy: "Con ocho años se murió mi madre, a quien no veía desde los siete. Aún tengo recuerdos de ella, pero a veces tengo que evocarlos". Fue entonces cuando a su hermana Rosa María Sarda, 17 años mayor que él, le tocó ejercer de madre, de ahí que su relación sea tan estrecha: "Empecé a ir con ella por teatros a los 9 o 10 años. Ella me lleva 17 años, por lo que ejerció de madre”.

Además, el periodista fue víctima del bullying, algo que le hizo vivir 'en un clima de competitividad agresiva’.

Sus ganas de querer evadirse de los problemas y su ingenio le hicieron crear a su reconocido personaje, el señor Casamajor: "Lo hacía desde pequeño para hacer reír a mi familia. Este personaje fue emblemático".

Lo suyo en esta profesión era vocacional, aunque nunca fue su aspiración terminar en televisión. Después de pasar por la redacción de muchos periódicos llegó a Telecinco, en parte, gracias a Pepe Navarro: “Pepe Navarro se fue a Antena 3 y me ofrecieron hacer un programa”.

Durante su paso por Crónicas, no todo fueron buenos momentos: “No fui feliz todos los días haciendo Crónicas, pero el balance es de hacer una fiesta cada noche” Muchos no entendieron porque terminó el formato, que en ese momento estaba en la cresta de la ola: “Yo decidí que se acabase el programa. No se entendió porque no estamos educados para que algo que funcione se cierre”.

Doce años después del final del Late Motiv, solo tiene palabras de agradecimiento por todo lo que recibió y vino después: “Sigo recibiendo un feedback muy agradable, aunque hubo críticas que fueron un tópico: telebasura. Pero, me parece bien”.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...