Tamara Falcó cuenta los secretos de su familia

"Llevo el agua bendita en un pulverizador"

¿Y tú qué opinas?

Tamara Falcó
Land Rover

20 de noviembre de 2013, 16:37

Ni sus cientos de estampitas, ni siquiera el agua bendita que lleva en su bolso “en pulverizador, porque el Papa aún no se ha pronunciado sobre este tema y a mí así me resulta mucho más práctico”, ha respaldaron tanto como para que Tamara Falcó se llevara a casa la victoria.

Ella y sus hermanos, Ana Boyer y Julio Jr. Iglesias, competían junto a otros once famosos en la Land Rover Challenge 2013, una prueba de aventura con fines solidarios que se ha celebrado en Tenerife. Los tres hermanos se adoran. Solo hay una cosa que a las chicas les pone nerviosas: los chistes verdes de Julio. “Es que es muy guarro”, explicaba Tamara, que desde que descubrió el poder purificador del agua bendita no para de echársela a todo el mundo. “Primero probé con mi madre, que me dijo ‘Tamara, ¿qué haces? Ten cuidado con mi pelo’. Luego fui a la habitación de Julio. Allí he tenido que emplear varios cubos para purificar tanto”, confesaba. La hija de Isabel Preysler y el marqués de Griñón también habló de Charlize, su cuñada belga: “Es como una hermana más. Quiere tanto a Julio que le deja hacer todo lo que quiere. Ya no va con otras, pero sigue tan cochino como siempre”.
El viaje empezó con los hermanos Boyer-Iglesias un tanto molestos. Julio confirmó el noviazgo de su hermana con el tenista Fernando Verdasco cuando ella aún decía que solo eran amigos. “Es que es muy bocazas”, le soltó Ana. Pero el equipo Preysler-Falcó-Boyer quedó el tercero junto a Enrique Solís, hijo de Carmen Tello, al que quisieron emparejar con Tamara. “Por edad, quien mejor me vendría sería Ana. Por personalidad y como atractivo, me gusta Tamara”, confesaba. Ella se ruborizaba y explicaba: “Es un encanto, pero en mi vida, por ahora, no hay más hombre que Jesús, nuestro Señor”.