Su hija no quiere saber nada de ella

Lecturas te cuenta todo del drama de Rocío Carrasco

¿Y tú qué opinas?

Rocío Carrasco

15 de octubre de 2014, 08:30

Su nieta Rocío, la hija de su adorada niña, Rocío Carrasco (37), ha soplado ya las 18 velas de su pastel de cumpleaños y a Rocío Jurado, la más grande, le hubiera gustado estar. Cuando la de Chipiona se fue, Ro, como la llaman cariñosamente, era una preciosa niña de ojos claros y pelo rubio. Tenía solo diez años y adoraba a mamá –aunque ya entonces se decía que tenía una predilección especial por papá–. Rocío se fue sabiendo a sus niñas felices y unidas y soñando con que su nieta se convertiría un día en una gran mujer. Pero las cosas han sido muy diferentes. “Interiormente, por suerte, me parezco a mi padre”, ha asegurado Ro en las redes sociales. Parece tenerlo claro. Acompañaba la frase con una foto de su padre, David Flores (40). De mamá no quiere saber nada.

Rocío y Ro se empezaron a distanciar hace años y han llegado a un punto de no retorno. Madre e hija llevan más de dos años sin verse y sin hablarse. Ro vive con papá y con su nueva mujer, Olga González.


Hasta hoy, ni Rocío ni Antonio David, que mantienen una relación nula –hablan solo a través de sus abogados– han querido explicar lo que ocurrió. No ha trascendido el porqué de un distanciamiento que llevó un día a madre e hija a declarar ante la Guardia Civil. Una historia que hoy desvelamos en Lecturas.


El texto completo, esta semana en la revista Lecturas.
 

Más Sobre...
Temas Relacionados