Emma Stone, Julianne Moore, Dakota Johnson...

Las más bellas de los Oscar 2015

Cerrar galeríaDesplegar galería
1 / 35

1 / 35

Anna Kendrick, de Thakoon

2 / 35

Patricia Arquette, de Rosette Getty

3 / 35

America Ferrera, de Jenny Packham

4 / 35

Kelly Osbourne, de Tony Ward Couture

5 / 35

Dakota Johnson, de Saint Laurent

6 / 35

Margot Robbie, de Saint Laurent

7 / 35

Karolina Kurkova, de Marchesa

8 / 35

Rosamund Pike, de Givenchy

9 / 35

Marion Cotillard, de Dior

10 / 35

Laura Dern, de Alberta Ferretti

11 / 35

Felicity Jones, de Alexander McQueen

12 / 35

Dakota junto a su madre, Melanie Griffith, con un vestido negro con escote caja

13 / 35

Chrissy Teigen, de Zuhair Murad

14 / 35

Lupita Nyong'o, de Calvin Klein Colection

15 / 35

Rita Ora, de Marchesa

16 / 35

Naomi Watts, de Armani Privé

17 / 35

Zoe Saldana, de Atelier Versace

18 / 35

Kate Blanchet, de Maison Margiela. Cate Blanchet, de Maison Margiela

19 / 35

Kerry Washington, de Miu Miu

20 / 35

Octavia Spencer, de Tadashi Shoji

21 / 35

Sienna Miller de Oscar de la Renta

22 / 35

Chlöe Moretz, de Miu Miu

23 / 35

Julianne Moore, de Chanel

24 / 35

Jennifer López, de Elie Saab

25 / 35

Jessica Chastain, de Givenchy

26 / 35

Reese Witherspoon, de Tom Ford

27 / 35

Gwyneth Paltrow, de Ralph & Russo Couture

28 / 35

Anna Faris, de Zuahir Murad

29 / 35

Jennifer Aniston, de Atelier Versace

30 / 35

Scarlett Johansson, de Atelier Versace

31 / 35

Lady Gaga, de Alaia

32 / 35

Keira Knightley, de Valentino Couture

33 / 35

Emma Stone, de Elie Saab

34 / 35

Meryl Streep de Lanvin

23 de febrero de 2015, 09:18

Por CONCHI ÁLVAREZ DE CIENFUEGOS

 

Un año más, los Oscar nos han dejado un buen puñado de looks con los que las invitadas nos han hecho soñar. En una edición en la que los Atelier Versace han abundado, también ha habido sitio para marcas como Saint Laurent, por la que no suelen decantarse las actrices, cuando deberían hacerlo sin parar, o firmas algo más desconocidas como Ralph & Russo.

 

Aunque las actrices cada día están más hartas de que se les pregunte de quién van vestidas, cómo es la manicura que llevan hecha o los centímetros de su tacón, ellas siguen desfilando, posando, y dejándose tentar por las marcas que no sólo las envuelven, sino que también les pagan. Hay quien está aburrida de la vanidad que se les supone a estos premios, como Jennifer Aniston, pero también las hay que saben perfectamente entrar al trapo y jugar, que de eso es de lo que se trata. Jugar a hacerse la estrella de cine por unas horas y crear la ilusión de magia y de glamour. Tanta desgana parecen producirle de repente a Aniston estas alfombras rojas, que hasta la vemos vestida más aburrida que de costumbre. Guapa, sí, pero tremendamente soporífera. Debería aprender de Emma Stone, con muchas más ganas de divertirse, de darle la importancia justa a las preguntas que se le realizan en la alfombra roja y deslumbrando con cada interpretación y con cada look… ¿estaría picada Jennifer porque al final ella no haya estado nominada por ‘Cake’ cuando todos la habían dado por candidata a la estatuilla? Eso es tener muy mal perder…

 

Con una alfombra roja en la que los tonos pastel han reinado, también ha habido sitio para colores clásicos como el negro y el rojo. Por no hablar de los metalizados, que cada año ganan más presencia y que aportan diversidad cromática y mucha más diversión para el ojo de quien lo ve. Si tan sólo pudiéramos quedarnos con tres invitadas de los Oscar 2015 cuyos looks nos han dejado sin habla, estas serían: Emma Stone, Rosamund Pike y Margot Robbie. La primera, con su vestido verde lima de Elie Saab, apostaba por dos estilos que le sientan especialmente bien: la inspiración años 20 y los colores ácidos. La segunda, protagonista de ‘Perdida’, está teniendo una temporada de premios algo desigual en cuanto a estilismos se refiere, pero este Givenchy rojo lleno de aplicaciones florales es un acierto completo, no sólo porque la silueta le sienta de maravilla, sino porque también resulta original y diferente al resto. Por último, la que hiciera de esposa de Leonardo DiCaprio en ‘El lobo de Wall Street’ apostaba por un diseño fluido de Saint Laurent, que la convertía en una musa del boho setentero y que le daba un nuevo protagonismo por encima de sus compañeras. Por fin esta chica parece haber comprendido que con su juventud (tiene 24 años) lo mejor que puede hacer es apostar por diseños que no le pongan más edad de la que tiene y optar por la frescura de diseñadores como Hedi Slimane.

 

Loading...