María Valverde, Juana Acosta, Leticia Dolera…

Las más bellas de la clausura del Festival de San Sebastián

¿Y tú qué opinas?

28 de septiembre de 2014, 11:02

Por CONCHI ÁLVAREZ DE CIENFUEGOS

 

Una edición más del Festival Internacional de San Sebastián, en concreto la 62, ha llegado a su fin. Con una alfombra roja con algunos de los rostros más bellos del cine, Donostia cerraba su semana dedicada al séptimo arte.

 

Por la ceremonia de clausura pudimos ver a María Valverde, la soltera más codiciada de nuestro panorama, tras su ruptura con Mario Casas. La actriz triunfa en la televisión con ‘Hermanos’ y ya ha hecho sus primeras incursiones en el cine internacional con ‘Broken Horses’ y ‘Exodus: dioses y reyes’. Anoche, luciendo un vestido de Nina Ricci con estampado de serpiente, María se nos presentaba como una mujer transformada, mucho más fuerte y sexy, abrazando su lado más agresivo, optando por un pintalabios en tonos ciruela que contrastaba con la palidez de su piel.

 

Y parece que la tendencia del pintalabios granate se postula como una de las más fuertes para este otoño, al menos entre nuestras famosas, puesto que Juana Acosta fue otra actriz que sucumbió a este color, demostrando que este tono puede sentar la mar de bien no sólo a las pieles más blancas, sino también a las bronceadas. La actriz colombiana ha ejercido como jurado de esta edición y ha disfrutado de todo el festival dando buena cuenta de ello en las redes sociales.

 

Por su parte, Leticia Dolera puso la nota romántica a tanto look ‘vamp’, vestida de la firma The 2nd Skin Co., una marca que pisa cada vez con más fuerza en las alfombras rojas patrias. El look de la heroína de ‘Rec 3’, compuesto por camisa de manga corta XL y falda larga texturizada, quedaba completo con zapatos rojos y cartera de mano con un tigre, poniéndole el contrapunto rockero a un modelo tan dulce.

 

La ceremonia de clausura dejó una clara vencedora, ‘Magical Girl’. Este film logró no sólo la Concha de Oro a mejor película, sino que también se llevó el otro galardón más importante, el de mejor director, a un Carlos Vermut que no daba crédito al tener que pisar dos veces el escenario del festival, algo que ha ocurrido en contadas ocasiones en el certamen.

 

Javier Gutiérrez obtuvo la Concha de Plata a mejor actor por su papel en la ‘Isla Mínima’, y, aunque no pudo ir a recoger el premio por encontrarse de gira teatral, Raúl Arévalo lo hizo en su nombre, poniendo la nota crítica a la noche, recordándole a Mariano Rajoy los esfuerzos “titánicos” que se hacen en este país por sacar adelante películas, terminando con un “este cine también es suyo, así que cuídelo”.

 

Por último, la gala culminó con la proyección de ‘Samba’, una comedia de los directores de ‘Intocable’, con una Charlotte Gainsbourg, que debe de haberse alegrado de haber hecho un paréntesis en una lista de títulos en la que abundan los dramas y las historias conflictivas.