La modelo se ha convertido en it girl a golpe de genialidades

Las 10 mejores frases de Cara Delevingne

¿Y tú qué opinas?

26 de septiembre de 2014, 09:26

Por EL HOMBRE CONFUSO

 

Cara Delevingne está en todas partes. No hay portada, anuncio, campaña, fiesta o evento que se precie que no cuente con la presencia de la modelo del momento. Porque Cara no es una it girl, o al menos eso pretende dejarnos claro. Sí, es joven, se dedica a la moda, vive pegada a sus redes sociales, le encanta hacerse fotos -aunque sea haciendo el payaso-, las marcas se pirran por prestarle sus prendas y productos y ejerce de actriz, dj y cualquier profesión donde pueda demostrar su lado creativo. Vamos, una it girl pensarán ustedes, pero no se equivoquen. ¿Qué it girl ha recibido el premio a la mejor modelo de los British Fashion Awards? Pues ninguna, ya se lo avanzamos. Pero Cara Delevingne es esto y mucho más, así que si andan un poco despistados, les ofrecemos un repaso por su 'filosofía' a través de diez frases míticas. ¿Preparados para convertirse en unos 'delevingners'?

 

“Después de unas cuantas temporadas, te acostumbras a ser modelo y hay mucho sobre lo que tienes que pensar. Te hace ser mucho más consciente de tu aspecto y de lo que otras personas van a pensar sobre ti. Es una pesadilla”

 

Cara Delevingne no es una modelo al uso. No es tan alta, ni tiene un físico tan espectacular, ni las medidas de las tops del momento, pero, a cambio, tiene una personalidad arrolladora. Recupera, así, la esencia de las supermodelos de los años 90, donde las maniquís habían dejado de ser meras perchas, para convertirse en imágenes de marca. Cara Delevinge es rebelde, polémica, divertida e irreverente, una especie de nueva Kate Moss. Pero, a diferencia de su compatriota británica, Delevingne proviene de un hogar más que acomodado. Su abuelo ostentó el título de Sir, su padre es un importante empresario y se crió en el barrio londinense de Westminster. ¿Es más fácil ser modelo cuando se tiene dinero?

 

“La comodidad es clave para mí porque paso la mayoría del tiempo llevando cosas muy incómodas. Así que todo son zapatillas y zapatos planos”

 

Delevingne ha sido imagen de marcas como Oscar de la Renta, Dolce & Gabbana, Fendi, Stella McCartney, Chanel y, sobre todo, Burberry, pero lo que ha creado escuela ha sido su estilo del día a día. Como una londinense más, la modelo se ha convertido en un icono de estilo gracias a su combinación de grunge con ropa cómoda. Todo muy low cost, también. Delevingne aprovecha, además, para aparecer sonriente y dejarse fotografiar constantemente. Las modelos altivas ya no se llevan.

 

“Estoy aburrida, muy aburrida de ver mi cara”

 

En la historia de Cara Delevingne hay una parte de su cuerpo que ha sido clave para su éxito: las cejas. La modelo ha cambiado las reglas del juego en cuanto a la estética facial. Muerte a las cejas hiperdelineadas o pintadas, ahora lo suyo es lucir unas cejas pobladas que deben consistencia a la expresión. Y si no se traen de serie, se recurre a implantes de pelo -verídico como la vida misma-. Cara ha conseguido que sus cejas tengan personalidad propia y las ha convertido en su seña de identidad. Y no le ha ido nada mal.

 

“Espero conseguir un Oscar, un Grammy y un Premio Nobel. Y, posiblemente, también ser primer ministro”

 

No contenta con ser una de las modelos más cotizadas, también ha decidido probar suerte en el cine. Su último hito ha sido conseguir un papel principal en la película 'Papwer Town', una adaptación de una novela de John Green. Pero no solo eso. La modelo tiene, además, otros cuatro proyectos cinematográficos en camino. Y eso que su experiencia en el mundo del cine hasta el momento se había limitado a un pequeño cameo en 'Anna Karenina' y poco más. Pero su éxito es tal que ya suena como nombre para la próxima entrega de James Bond. Ahí es nada.

 

“Ve con cuidado de no quemar tu sujetador”

 

Las polémicas no han estado ausentes de la vida de la modelo. Su relación con la actriz Michelle Rodríguez acaparaba portadas este verano, antes de que Zac Efron se cruzara en su camino. Pero su peor momento fue cuando se le cayó al suelo, delante de los fotógrafos, una bolsita con polvo blanco dentro. La modelo trató de disimular, pero los objetivos lo captaron todo. Ahora, tras el escándalo protagonizado por Kate Moss -que no hizo otra cosa que relanzar su carrera-, Delevingne no tuvo ningún problema para continuar su reinado.

 

“Me costó mucho aprender a llevar ropa. De pequeña, solía ir al supermercado con mi madre y me quitaba toda la ropa y echaba a correr porque pensaba que era divertido. Fui ese tipo de niña”

 

Como buena modelo, Delevingne no ha tenido mucho problema para desnudarse, y no solo por motivos laborales. La modelo aprovechó su cuenta de instagram para unirse al movimiento 'Free the Nipple' -libera los pezones-, que denuncia el abuso de la censura en la red social cuando se trata de desnudos femeninos. Para ello, se hizo una fotografía tapándose los pechos con dos linternas. Y no fue la única. Scout Willis, hija de Bruce Willis y Demi Moore, llegó a pasear en topless por Nueva York para apoyar la causa.

 

“Asegúrate de conseguir tu porción de 'rareza' cada día, mantendrás tus huesos fuertes”.

 

Hagan el payaso, siéntanse orgullosos de sus defectos y sus manías, así conseguirán convertirse en una top como Cara Delevingne. Bueno, o algo así.