La princesa cumple 50 años

Las 10 extravagancias que marcaron la vida de Estefanía de Mónaco

¿Y tú qué opinas?

1 de febrero de 2015, 09:00

Por CONCHI ÁLVAREZ DE CIENFUEGOS

 

Estefanía de Mónaco alcanza el medio siglo de vida y no se puede decir que haya malgastado sus años. Princesa reconvertida en cantante, artista circense y rompecorazones de libro, la belleza monegasca ha llevado una vida llena de excentricidades y locuras que la convierten en una de las mujeres más divertidas del panorama rosa.

 

Hoy tiramos de hemeroteca, de vídeos antiguos y de leyendas urbanas para traeros el perfil de la que un día recibió el apodo de ‘la princesa rebelde’. Atentos a estas 10 extravagancias y decidnos si no convierte en gris al resto de la familia real monegasca.

 

1.    Fue cantante. Su canción ‘Huracán’ y su versión anglosajona, ‘Irresistible’, fueron un éxito de ventas. Tan sólo este tema consiguió vender más de 5 millones de copias.

 

2.    Grabó uno de sus videoclips en Canarias. Hasta las islas españolas se trasladó para filmar el vídeo de ‘Winds of Chance’, que no tuvo el éxito de sus anteriores trabajos y marcó el inicio de su declive como cantante.

 

3.    El rumor apunta a que compartió letras y estribillo con el Rey del Pop. La leyenda dice que es su voz la que suena en ‘In the Closet’, a pesar de que en los créditos aparece como Mystery Girl y nunca ha confirmado ni desmentido que se tratara de ella.

 

4.    Fue estilista. Antes de la música, le picó el gusanillo de la moda. Trabajó para Dior y se interesó por las labores de diseño.

 

5.    Fue diseñadora de trajes de baño, llegando ella misma a ser la propia imagen de la firma que había creado, Pool Position.

 

6.    Trabajó en un circo con el que recorrió Europa. En caravana y con la clásica vida nómada asociada a estos artistas, la hija de Rainiero vivió durante un año (el tiempo que duró su idilio con un domador de elefantes) de ciudad en ciudad, montando y desmontando la carpa que cada noche albergaba el show en el que Franco Knie era la estrella.

 

7.    La leyenda dice que era ella la que conducía el coche en el que murió su madre, Grace Kelly. Otros, en cambio, aseguran que lo que produjo el trágico siniestro fue la discusión que mantenían madre e hija. Ya por entonces, cuando ella no era más que una adolescente, Estefanía era el mayor quebradero de cabeza de la que un día miró a través de la ‘Ventana Indiscreta’ de Hitchcock.

 

8.    Fijación por los hijos de la Nouvelle Vague. Salió con el hijo de Jean Paul Belmondo, Paul Belmondo, y con Anthony Delon, vástago de Alain Delon. Fueron sus primeros amores, aunque tras ellos vinieron muchos más. Nombres procedentes del cine, del deporte, empresarios, músicos…

 

9.    Además de tener fijación con los hijos de los actores, hubo un tiempo en el que los guardaespaldas ejercían un magnetismo singular sobre ella. Primero fue Daniel Ducruet, con quien tuvo a Pauline Grace, y después tuvo otro idilio con Jean Raymond Gottlieb, de cuya relación nació Camille Marie.

 

10. Tiene su propio perfume. Aunque entre las ‘celebs’ abunde eso de tener una fragancia con tu nombre, no ocurre tanto cuando hablamos de gente de la realeza. Estefanía es de las pocas en tener su propio perfume y lo lanzó, nada menos, en 1986 ¡Fue toda una pionera!