Caso Nóos

La renuncia de Cristina fue avanzada por Lecturas

En 2012 ya se presumía como la única salida que se le pedía a la infanta para que el escándalo no salpicara a la casa real

Cristina de Borbón

14 de junio de 2015, 12:15

Desde que Iñaki Urdagarin se metiera en negocios -presuntamente- turbios con su socio Diego López y, posteriormente, estallara el escándalo Nóos, la casa real ha tratado por todos los medios de que el caso les salpicara lo menos posible, cosa harto difícil, por otra parte. Fueron muchas las presiones a las que, primero don Juan Carlos y, después, el rey Felipe, sometieron a la infanta Cristina para que renunciara a títulos y privilegios, ante su más que firme decisión de apoyar a su esposo hasta el final.

portada Lecturas

"Por amor. Cristina se plantea dejar de ser infanta". Así tituló en portada Lecturas en diciembre de 2012. Hace dos años y medio que la infanta, presionada por su padre y por su hermano, se planteaba dejarlo todo por amor: títulos, lugar de residencia, familia... Dispuesta también, y así lo publicó igualmente Lecturas, a irse a vivir a Ginebra, donde viviría -y vive todavía- un exilio dorado y donde sus hijos no son señalados con el dedo y recriminados por cuestiones a las que son ajenos y que solo deberían afectar a sus padres. En España, los cuatro hijos de Cristina e Iñaki no podían llevar una vida normal, por lo que la idea de alejarlos de la presion social y mediática era necesaria.

Casa de Cristina en Ginebra

En Ginebra, las leyes de privacidad son muy estrictas. Sin embargo, allí Iñaki Urdangarin no trabaja y es la infanta la que aporta su sueldo -que no es bajo- para mantener a la familia. La infanta trabaja para la Obra Social de La Caixa, por lo que percibe unos ingresos de 220.000 euros anuales, y también para la fundación del Aga Khan, gran amigo del rey emérito Juan Carlos. No se sabe con exactitud cuánto dinero cobra por este trabajo, pero se barajó la cifra de 300.000 euros al año.

Ahora, con la revocación por parte del rey Felipe del título de duquesa de Palma -ella afirma que renunció días antes, aunque la versión de Zarzuela la contradice-, la infanta Cristina pierde esos honores. Poco a poco, se van cumpliendo los presagios que se presumían dos años y medio atrás y que Lecturas les adelantaba en primicia.

Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin

Noticias relacionadas

Loading...