Tras la marcha de Daniella Semaan

La novia de Messi y la de Busquets, nuevas amigas

¿Y tú qué opinas?

Antonella Rocuzzo Elena Galera
Instagram

8 de septiembre de 2014, 09:29

Por AMADEU GARCÍA

 

El regreso de Cesc Fàbregas a Londres, en esta ocasión para jugar en las filas del Chelsea, ha sido especialmente triste para la novia de Leo Messi, Antonella Roccuzzo. Con el centrocampista de Arenys se ha marchado también la WAG con la que tenía la relación más estrecha, Daniella Semaan.

 

Si bien sus caminos se cruzaron inicialmente por la amistad que unía a sus respectivas parejas, que se conocían desde que coincidieron en las categorías inferiores del Barcelona, muy pronto las dos se convirtieron en prácticamente inseparables. Durante este mismo verano, han pasado gran parte de las vacaciones juntas.

 

Las redes sociales, cómo no, han sido testigos de su buen 'feeling', con infinidad de fotos en las que ambas se mostraban la mar de sonrientes. Sus hijos, Thiago y Lía, también se convirtieron en buenos compañeros de juegos. Muy posiblemente, el hecho de que ambas se quedaran embarazadas más o menos en la misma época fue uno de los factores que contribuyeron a que se forjara su buena amistad.

 

Dio las gracias desde Rosario

También en las redes sociales quedó plasmada en una felicitación de Antonella hacia la novia de Cesc por su cumpleaños que tenía ya un cierto halo de sentida despedida. “Muchos besos y abrazos desde Rosario. Estoy muy agradecida por el hecho de que nuestros caminos se hayan cruzado y de que nos hayamos hecho grandes amigas. Gracias por ayudarme a ver lo bueno dentro de lo malo. Te quiero”, escribió el pasado mes de junio la pareja de Leo Messi.

 

Ya no podrá compartir tantos ratos como antes con Daniella. Pese a que lo intentan y el pasado fin de semana, sin ir más lejos, han estado juntas de compras en Londres y Milán. Pero deben desplazarse para verse: cosas de la distancia. En los últimos tiempos, no obstante, parece haber encontrado a alguien que, en parte, mitigará la ausencia de la que hasta el momento era su mejor amiga en Barcelona: Elena Galera, la novia de Sergio Busquets.

 

Durante la disputa del trofeo Joan Gamper, el pasado 18 de agosto, Antonella publicó una foto en Instagram en la que posaba al lado de Elena en las gradas del Camp Nou, con el comentario de que echaba mucho de menos a Daniella. Una forma de dejar bien claro que no piensa olvidar a la que ha sido su mayor apoyo desde que se decidió a dejar Argentina y trasladarse a Barcelona para vivir con Messi. Simplemente, la distancia que las va a separar desde esta misma temporada impedirá que se vean tan a menudo como estaban acostumbradas a hacerlo.

 

Elena no se marcha

En el caso de Elena, además, no parece demasiado probable que el club azulgrana esté demasiado dispuesto a desprenderse de Sergio Busquets en un futuro próximo. El centrocampista, que cumplió 26 años el pasado 16 de julio, es una pieza absolutamente fundamental tanto en el entramado táctico barcelonista como dentro del vestuario. No en vano, el ex capitán Carles Puyol llegó a pedirle que luciera su dorsal, el número cinco que, desde esta misma temporada, sustituye a aquel 16 con el que se estrenó como miembro de pleno derecho de la primera plantilla.

 

Muy posiblemente, una muestra más del peso específico que el jugador está llamado a tener en los próximos años dentro del equipo. Incluso el actual seleccionador español, Vicente del Bosque, llegó a asegurar en una ocasión que, de poder reencarnarse, le gustaría ser Sergio Busquets. Algo que deja aún más claro el enorme potencial que tiene el futbolista.

 

La relación del joven centrocampista con Elena, quien ejerce de auxiliar de enfermería, salió a la luz por primera vez el 6 de noviembre del año pasado, en el transcurso del partido entre el Barcelona y el Milan en la fase de liguilla de la Liga de Campeones de la temporada pasada.

 

¿Las redes sociales de nuevo?

 

Busquets, tras anotar el segundo gol de su equipo, trazó una E con los dedos para dedicarle el tanto a su chica. Una celebración que sustituía a otra mucho más habitual en él, a pesar de que marcar goles no es precisamente lo suyo.

 

En otras ocasiones, el medio azulgrana se había besado un tatuaje que lleva en el antebrazo izquierdo, una frase escrita con caracteres árabes. Unas palabras cuyo significado real sólo conoce él mismo, si bien siempre se ha dicho que la dedicatoria de esos tantos iba para su abuelo materno.

 

Elena, la que fue la destinataria de esa especial dedicatoria en noviembre del año pasado, se ha convertido ahora en la amiga inseparable de Antonella. En los próximos meses veremos si ambas protagonizan tantas instantáneas en las redes sociales como lo hicieron en un pasado no tan lejano la novia de Messi y la pareja de Cesc Fàbregas.