Su primera salida de casa en meses, en silla de ruedas

La duquesa de Alba, al hospital para una revisión

¿Y tú qué opinas?

Duquesa de Alba
Gtres

12 de junio de 2014, 10:07

La duquesa de Alba pasó ayer unas horas en el hospital Sagrado Corazón de Sevilla. ¿El motivo? Someterse a una revisión de la válvula cerebral que le fue implantada hace cinco años para tratar la hidrocefalia que la obligaba incluso a ir en silla de ruedas.

Y así, en estas mismas condiciones, la vimos llegar a la clínica, acompañada de su marido, Alfonso Díez. Doña Cayetana llevaba mucho tiempo sin salir de casa. Meses. Coqueta y presumida, no quería dejarse ver 'débil'. Primero fue un virus estomacal lo que la obligó a guardar reposo. Tras él, una otitis severa y un catarro con fiebre alta... El 'encierro' en casa de una mujer tan vital y con tanta vida social empezó a preocupar a propios y extraños. Y, aunque sus hijos lo excusaban asegurando que eran achaques propios de su edad (tiene 88 años), su ausencia en la boda del hijo de su íntima amiga Carmen Tello, a la que había prometido ir, ya fue definitiva: la duquesa no se encontraba bien. De hecho, su amigo y médico, el doctor Francisco Trujillo, neurocirujano que la operó hace cinco años, le recomendó que no hiciera ese esfuerzo.

A doña Cayetana, sus problemas de salud le han acarreado el peor de sus disgustos: el día que se ha dejado ver de nuevo, lo ha vuelto a hacer en silla de ruedas. Y entonces vuelven los fantasmas del pasado, cuando su estado se agravó hasta el extremo de dejarla prácticamente inmovilizada. Esperemos que los resultados de esta revisión sean satisfactorios y que, tras su paso por el hospital, doña Cayetana vuelva a ser pronto la mujer alegra y llena de vida que todos conocemos.

 

Más Sobre...
Temas Relacionados

Lo más visto

  1. "Bárbara y Adara se metieron en un bucle demasiado espeso y me empezaron a hartar un poquito"
  2. ¿Quieres saber a qué famosa te pareces?
  3. El cambio radical de Kate Moss
  4. Primeras imágenes y mensaje incendiario de Alba Carrillo desde Laponia
  5. ¿Qué ha pasado para que Beatriz Luengo esté llorando como una Magdalena?