Multitudinaria recepción para la sociedad civil balear

La agenda de los nuevos reyes es más informal y cercana

¿Y tú qué opinas?

Reyes Palma
Gtres

6 de agosto de 2014, 08:30

Por MARIÁNGEL ALCÁZAR

En las pocas semanas que los reyes Felipe y Letizia llevan en el cargo, han tenido tiempo de cambiar algunas cosas. La pareja se muestra más abierta y cercana que nunca, algo que se nota hasta en los gestos de doña Letizia, que en su papel de reina ha cedido todo el protagonismo al nuevo rey. Una de las incógnitas que surgieron era si pasarían sus vacaciones en Mallorca, como viene haciendo la familia real española desde hace décadas. Que si Almería, que si el extranjero... las dudas se despejaron hace poco. Y el lunes, los reyes y sus hijas llegaban a la isla balear con intención de quedarse parte de agosto. Con una agenda cargada de actos oficiales, podría decirse que las vacaciones de la familia real serán a medio gas. Al menos en Mallorca.

Ya en el primer posado como reyes demostraron esa voluntad de cambio cuando ambos saludaron uno a uno a todos los periodistas, unos 70, apostados en Marivent para lapriemra foto del verano. Incluso la princesa Leonor, algo tímida, empezó a entrenarse en su papel saludando a los reporteros detrás de su padre y seguida por su madre, que cogía de la mano a la infanta Sofía.

La agenda de Felipe VI es ajustada como lo era la de su padre, Juan Carlos I, cuando pasaba allí los veranos. Similares en la organización, los actos que han programado los nuevos reyes tienen algunas diferencias con los de sus antecesores. Y son de calado. Felipe y Leitizia han querido imprimir su propio carácter a la estancia veraniega y uno de los momentos más significativos de estos días será la recepción de este jueves en el palacio de La Almudaina.

Unos 200 invitados

Los anteriores reyes solían organizar una cena formal en la que invitaban a las autoridades locales. El presidente balear, el alcalde de Palma... Pero siguiendo ese estilo más informal y cercano que los actuales reyes están mostrando, han cambiado esa cena por una recepción a la que acudirán más de 200 personas, frente a las 40 que asistían en años anteriores. Este jueves, en el Palacio de la Almudaina (en la imagen superior), los reyes recibirán a las autoridades y también a representantes de la sociedad civil, de orgazniaciones, asocaiciones, del mundo artístico y del deporte, a los que saludarán uno a uno antes de compartir un tentempié que se servirá en los diferentes salones de palacio, ubicado fente a la Catedral de Palma.

Como hacía en años anteriores el rey Juan Carlos, este miércoles don Felipe ha recibido en audiencia a las autoridades baleares, encabezadas por el presidente José Miguel Bauzá, a quien don Felipe ha reiterado la intención de la familia real de seguir veraneando en el Palacio de Marivent. Tras las audiencias, don Felipe ha cambiado el traje y la corbata por las bermudas y el polo, y desde la base de Porto Pi se ha dirigido al campo de regatas para embarcarse en el Aifos, un velero de la Armada con el que ha participado en la última prueba de las regatas del día. Tras la navegación, don Felipe ha estado en el Club Náutico saludando a otros regatistas y a los directivos del club.

Hay cosas que no cambian, claro, como el despacho entre soberano y presidente del Gobierno. Felipe VI y Mariano Rajoy se reúnen el viernes en Marivent en el único encuentro que se celebrará entre ambos antes de que inicie el curso político. Tras el despacho, los reyes ofecerán una comida al presidente del Gobierno.

Hay otro acto que no está incluído en la agenda oficial pero que ya se ha confirmado: don Felipe presidirá el sábado en Palma la entrega de premios de la Copa del Rey de Vela, que celebra su 33 edición.

 

Lo más visto

  1. El peor momento de Antonio Orozco
  2. El nuevo dardo de José Luis Moreno dedicado a Sandra Barneda
  3. "Durante muchos años tuve miedo a hacerme las pruebas del VIH"
  4. Las cinco cosas que se llevó Alba Carrillo de casa de Feliciano López y que quizá tenga que devolver
  5. Esta semana, en Lecturas, Kiko, Makoke y sus hijos nos reciben en su casa