Se les rompió el amor

Kate Moss y James Hince al borde del divorcio

Un amigo de la pareja ha dicho que su relación está en un punto "de no retorno"

Kate Moss y James Hince al borde del divorcio

Estela Cebrián

24 de julio de 2015, 10:32

Unas parejas nacen (Isabel&Mario, Cayetana&Jose...) y otras se rompen. Ya lo decían en el 'Rey León': es el ciclo sin fin que lo mueve todo. Es posible que los británicos pronto estén de luto por la ruptura de una de sus parejas más glamurosas y admiradas, la formada por la supermodelo Kate Moss y el guitarrista de 'The Kills' James Hince.

Según tabloides británicos como The Sun o The Daily Mirror la pareja, después de cuatro años de casados, podría haber llegado a un punto "de no retorno" en el que Hince estaría esperando que fuera Kate la que diera el paso definitivo y arreglara los papeles del divorcio.

Los mismos medios apuntan a los celos de Kate como motivo principal de la ruptura, que llevaría dos años en barbecho esperando el temido final. Kate, que de flema británica no tiene nada, tendría demasiados problemas con las amigas de Hince y para éste podría ser ya imposible lidiar con la situación y lo arranques iracundos de la Moss.

Uno de estos arranques provocó una situación desmusurada hace dos años en la celebración del cumpleaños de Kate en Croydon cuando ésta, para pasmo de todos los presentes, tiró a la piscina -vestida y con el móvil en la mano - a Lady Mary Charteris, una amiga casada de Hince con la que se cruzó algunos chats y con la que, según sus propias palabras, mantiene una relación "puramente platónica". Según fuentes cercanas a la pareja, Lady Mary y su marido, Robbie Furze de la banda The Big Pink, han sido uno de los grandes apoyos para James en los últimos meses.

Kate, que siempre ha sido muy del rock'n roll y cuenta entre sus conquistas a Johnny Deep y a Pete Doherty de The Libertines, es la Fiestera Mayor del Reino, tiene a sus amigos preocupados. Salidas de tono como la que tuvo en un vuelo de Easyjet dibujan a una Moss perdida y descontrolada y temen que la ruptura con su marido la devuelva de nuevo a los brazos de la juerga irrefrenable.

Noticias relacionadas

Loading...