Le salvó de una muerte segura

Jesús Calleja cuenta la dura historia de su hijo adoptivo

El aventurero contó en 'Mi casa es la tuya' cómo conoció al que hoy es su hijo adoptivo y cómo consiguió rescatarle de un destino fatal

Bertín Osborne Jesús Calleja
1 / 9

1 / 9

Jesús Calleja Bertín. Su confesión más dura

2 / 9

Jesús Calleja. Una carambola de la vida

3 / 9

Jesús Calleja Bertín. En un viaje a Nepal

4 / 9

Jesús Calleja Bertín. Un final feliz

5 / 9

Bertín Osborne. Al borde de la muerte

6 / 9

Jesús Calleja. El mejor regalo

7 / 9

Jesús Calleja. Dos 'hijos' adoptivos

8 / 9

Jesús Calleja. Una familia muy feliz

Más Sobre...

Televisión Hijos de famosos Padres famosos Telecinco Mi casa es la tuya Planeta Calleja

28 de septiembre de 2017, 10:42

Es una de las historias más duras que hemos escuchado en los últimos tiempos. Jesús Calleja quiso sincerarse en el sofá de Bertín y le contó cómo conoció al que es su hijo adoptivo y cómo le salvó de una situación que podría haber acabado, literalmente, con la vida del pequeño. El aventurero, de repente, se convirtió en padre sin haberlo previsto...

Relacionado con esta noticia

Sabíamos que Jesús Calleja tenía un hijo adoptivo. Él mismo se había encargado de contárnoslo en alguna que otra ocasión. Pero de lo que no teníamos ni idea era de la dura historia que se escondía detrás de algo, ya de por sí, tan generoso como acoger a un niño nacido con pocas esperanzas en casa. Fue anoche, en Mi casa es la tuya, cuando el aventurero se animó a explicarle a Bertín la historia de su vida.

El presentador le preguntó sobre su estado civil, su familia, ya que con un trabajo tan arriesgado como el de Calleja, parece difícil compaginarlo todo con una vida persona más o menos estable. Y así se lo confirmó. “Nueves meses al año estás fuera”, le explicó el aventurero. “No estás ni en tu país”. Con esa perspectiva, imposible encontrar una relación estable. “En todo mi equipo, creo que solo ha habido una boda. Eso dice mucho”, puntualizó. “Eso no significa que no nos lo pasemos bien”.

El momento más duro vino cuando Calleja habló de su hijo, Ganesh. “Es una carambola de la vida”, comenzó a narrarle al presentador cuando se interesó por su faceta como padre. “Me hice cargo de este chico, le adopté”. El aventurero le conoció en uno de sus muchos viajes a Nepal. “Estaba con unos amigos y vino un chico que chapurreaba cuatro palabras en español y nos hizo de guía. Era salado como él solo, que te morías de gracioso”.

“Me lo volví a encontrar tres o cuatro años después. Y descubrí que en Nepal hay una casta que cuanto tiene un hijo no deseado, lo entregan a un hospicio y a los tres o cuatro años, o se escapan o les sueltan porque no hay dinero para mantenerlos”, explicó el presentador. “La última vez que le vi, fui a sacarle de una perrera donde le había mordido una rata”. Una tremenda historia que, por suerte, tuvo un final muy feliz. “Volví a verle dos o tres veces más y, de repente, le encontré muy malo”.

El joven tenía tuberculosis y no conseguía recuperarse debido a las duras condiciones de vida. “Conseguí traerlo a España. Estuvimos un año para quitarle la tuberculosis. Luego no quería volver a Nepal ni loco”. Así que Calleja decidió adoptarle. “Empezó a llamarme papá. Claro, era muy zalamero y, al final, decidí adoptarle”. Lo que no imaginaba era que no sería la única vez que acabaría salvando a alguien de una muerte casi segura en Nepal.

Cuando el chico ya hablaba bien español, comenzó a estudiar formación profesional y el aventurero le prometió una moto si aprobaba todo. “No es que acabara, es que fue el mejor de la clase”, presumió Calleja. Cuando el presentador fue a cumplir su promesa, Ganesh le dijo que no quería una moto, que lo que más deseaba era que fuese a Nepal a buscar a su mejor amigo que también estaba muriendo de tuberculosis.

Y allí que se fue. Calleja se trajo también al amigo y, al poco tiempo, volvió para traer a la hermana de Ganesh. Ahora, sus tres 'hijos adoptivos' viven en España y están tremendamente agradecidos al aventurero. Así lo expresaron en el programa. ¿Quién le hubiese dicho que uno de sus viajes por el mundo terminaría de esta forma? No podemos más que expresar nuestra enorme admiración. ¡Qué grande es Calleja!

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...