Ha adelgadado gracias a una dieta con pastillas

Isabel Sartorius: "Soy llanera solitaria de ADN"

¿Y tú qué opinas?

Isabel Sartorius
Gtres

6 de octubre de 2014, 18:06

Por Luis Nemolato

 

Su historia de amor fue preciosa, pero no tuvo un final feliz. La princesa del cuento llegó más tarde y ella vivió su vida por otro lado. Perseguida, siempre con la leyenda a cuestas de ser el gran amor del hoy rey Felipe VI y haciendo frente a una expectación que no le gustaba demasiado, Isabel Sartorius tuvo que exorcizar demonios del pasado en un libro y poner el cuentakilómetros a cero para hoy, con casi 50 años, entenderse y quererse tal y como es. No en vano, es una ejecutiva del couching. Ella se ríe porque lo de ejecutiva, cuenta, no va con ella. Es de naturaleza pasota, confiesa, y todo, incluso el peso, le ha importado poco. Solo se alarmaba si “de repente parecía Demis Roussos”. En este momento, nada que ver. Con la edad se ha vuelto más disciplinada, también con su cuerpo, de hecho, es imagen de un quemagrasas milagroso, Xanthigen, y no está dispuesta a soportar “las goteras” de los años. De ahí que, pese a todo, envidie la juventud de su hija Mencía, aunque ésta sea “seria, responsable, introvertida… Nada de lo que yo fui a su edad”.

 

Más delgada y estupenda…

Sí, sobre todo, porque no sientan mal. Es muy difícil que un quemagrasas no te siente mal, porque dan como líquidos y esas cosas. Xanthigen sientan fenomenal. Es un acompañamiento perfecto a una dieta. Quemas 400 calorías sin hacer ejercicio y la piel también te la deja muy bien. Es súper en serio, ¿eh?

 

No no, te creo… ¿Y has empezado ahora?

Antes del verano, pero en verano lo dejé. En verano, me la relajé…

 

¿Has cogido peso?

Un kilo. Ahora he vuelto, el 1 de septiembre, y me he puesto como reto quitarme 5 kilos más.

 

¿En cuánto tiempo?

Me quité cuatro antes de junio, he ganado uno,  y ahora quiero perder cinco hasta navidades.

 

Bien, tranquila…

Es que es lento. Porque es natural. Se nota a partir de los dos meses.

 

Pero tendrás que hacer dieta además ¿no?

Hombre, si te tomas siete quesos no hace. Te tienes que cuidar.

 

Y hacer deporte.

Exacto. Es un complemento, que en mi caso, me ayuda a ordenarme. Te equilibra.

 

¿A ti te ha obsesionado mucho lo de cuidarte?

Obsesionarme, no, porque yo tiendo a ser muy pasota, pero el peso me molestaba, sí. Ahora, que voy a cumplir 50 en enero, he notado, especialmente de una año a esta parte, que me importa más cuidarme. Te lo tomas más en serio. Porque las goteras ya no son goteras. Que ya no es como cuando tenías 35 años… Ahora bajar un kilo cuesta, tener la piel bien cuesta… Todo cuesta más. Te lo tienes que currar en serio.

 

¿Los 50 no dan un poco de vértigo?

No. Lo de cumplir no me da miedo. Yo estoy encantada.

 

¿Harás entonces una celebración especial?

No, tampoco hay que pasarse.

 

Y de deportes ¿qué haces?

La eliptica y ando muchísimo. Eliptica tres veces por semana y andar todo lo que puedo todos los días. Ahora, con buen tiempo, voy a todas partes andando, en noviembre ya no sé qué haré…

 

Escribir otro libro…

No, no hay más libros.

 

¿Por? ¿Te arrepientes?

No, tampoco me arrepiento. Yo tenía esa historia que contar, de drogodependencia, pero ya lo hice. No sé si en otro momento, como soy así, rollo americana, no sé si me infectará un juanete y me escribiré un libro para hablar del tema y la gente se conciencie… Pero no.

 

¿Mencía, tu hija, lo leyó?

No, no lo ha leído. Yo le dije que cuando fuera más mayor lo entendería mejor.

 

¿No le dejaste?

Sí, por supuesto, pero ella tampoco hizo mucho además. Tiene tanto que estudiar que es verdad, cuando sea mayor lo comprenderá todo.

 

Ya debe de estar a punto de ser mayor de edad, ¿no?

En julio cumple los 18.

 

Y estará punto de ir a la universidad también…

Se va fuera. Estoy muy feliz por ella… Y me da una envidia, pero sana… ¡Cómo se lo pasan a esa edad!

 

Te da un poco de no sé qué cuando ya sea mayor de edad y comience a despertar la atención de la prensa…

No… He tenido mucha suerte con ella. Ya la conocerás. Ella sabe muy bien manerjarlo todo. Y además se va a vivir lejos.

 

¿Estudiar fuera es un poco para alejarla de todo esto?

Qué va. Es porque como estudia en un colegio americano era lo que le tocaba ahora.

 

Y ¿qué quiere estudiar?

Está entre Relaciones Internacionales y Psicología, pero como en Estados Unidos puede hacerse un combinado.

 

Confias mucho en ella aunque esté en una edad tremenda.

Es que es súper responsable. No da ni un problema. Es muy seria, muy estudiosa, muy introvertida. Nada que ver conmigo.

 

¿Te cuida más ella a ti que tú a ella?

No, tanto no, pero sí recuerdo que antes, en plan maternal, me decía que por qué no me echaba un novio. Ahora ya no me dice nada. Es introvertida, racional, paciente, prudente. De mi no tiene nada. ¿Tú sabes lo que es convivir con alguien 17 años mano a mano y que luego mastique igual que su padre? Ahí descubrí el poder de la genética.

 

¿Te da pena separarte de ella?

Yo estoy programada para eso. Todos en casa hemos estudiado en Estados Unidos. Es un paso que hay que dar. Es parte de su educación, un paso normal.

 

¿Y su padre?

Su padre está entusiasmado. El también estudió en Boston. Los dos tuvimos educación americana. Es el primero que le aconseja qué tiene que hacer.

 

¿Cuál es el truco para llevaros tan bien?

No lo sé.

 

Pareceís los perfectos padres divorciados y sin embargo amigos.

Pues nos hemos peleado eh?

 

¿Si?

Uf, claro. Que yo soy mujer, que yo tengo esos días en que soy la loca de la aldea, levanto el teléfono, le digo lo que me da la gana y le cuelgo.

 

Con lo calmada que se te ve.

 

Mira, todos estamos llenos de 'estresores' por todos los lados que, de repente, sacas. Pero a los 50 te relajas.

 

¿Con los chicos también?

Con todo. Yo ya me he dado cuenta que una está como quiere estar. Y yo estoy bien, así, sola. Hoy no es una prioridad, el día en que no estarlo sea una prioridad, estaré con alguien.

 

¿Eres soltera de convicción?

Soy soltera de ADN. Mejor, soy llanera solitaria de ADN.

 

¿Te harás viejecita sola?

Eso de envejecer sola ya no pasa, tengo miles de amigas. Todas separadas, divorciadas… Hemos hablado unas amigas y yo de irnos a vivir en la vejez juntas a un piso y congernos a una enfermera.

 

¿Esperas al príncipe azul?

Eso son clichés. Cuando llegue uno que sea un chollo, ya estaré yo ahí… Por ahora estoy abierta a todo y sobre todo, centrada en el couching.

 

¿Has hecho balance alguna vez?

Cuando vas a cumplir 50 tienes muchos recuerdos, pero todos se quedan, incluso los malos, en buenos. Los peores, los recuerdas, y dices: Jo, qué viva estaba.

 

¿Todo lo das por bueno?

Sí. No me arrepiento de nada.

 

¿Has tenido suerte en el amor?

Sí. Me siento muy muy afortunada. He querido y me han querido mucho.

 

¿Cómo ves a los reyes?

Son amigos, ya lo sabes y les quiero muchísimo. Estoy super orgullosa. Les veo como el resto, como toda España, como cualquier ciudadana. Lo están haciendo extraordinariamente bien y quien diga lo contrario, miente. Los dos son estupendos. Me parece una pareja increíble, que trabaja sin parar, de manera infatigable, que se adoran, que son buenísimos padres, que tienen pasión por España y que dan una imagen super moderna del país. Es magnífico tener unos Reyes así. Y lo digo como ciudadana.

 

Estros primeros 100 días de reinado…

De matrícula de honor.

 

Eres amiga de la reina, ¿le recomendarás estas pastillas?

Ella no las necesita. Tiene un cuerpazo.