Acudieron a los premios Vogue

Isabel Preysler y Tamara, juntas en la noche

Cerrar galeríaDesplegar galería
1 / 12
Isabel Preysler

1 / 12Isabel Preysler

Pedro Pernía

Tamara Falcó

2 / 12Tamara Falcó

Pedro Pernía

Ariadne Artiles

3 / 12Ariadne Artiles

Pedro Pernía

Genoveva Casanova

4 / 12Genoveva Casanova

Pedro Pernía

Anne Igartiburu

5 / 12Anne Igartiburu

Pedro Pernía

Luis Medina

6 / 12Luis Medina

Pedro Pernía

Malena Costa

7 / 12Malena Costa

Pedro Pernía

Leticia Dolera

8 / 12Leticia Dolera

Pedro Pernía

Patricia Conde

9 / 12Patricia Conde

Pedro Pernía

Ana García Siñeriz

10 / 12Ana García Siñeriz

Pedro Pernía

Simoneta Gómez-Acebo

11 / 12Simoneta Gómez-Acebo

Pedro Pernía

12 de diciembre de 2013, 16:10

Como en aquel memorable spot de televisión, a Isabel Preysler no le pesan ni los años ni los kilos.

La llamada reina de corazones parece que ha hecho un pacto con el diablo o con un dietista de disciplina espartana y anoche volvió a demostrar que su estela no ha perdido brillo frente a las nuevas celebrities, incluso, que puede eclipsarlas por muy jóvenes y fulgurantes que sean sus carreras. Lo hizo durante la celebración de los Premios Vogue Joyas, una cita anual que, en esta edición, la tenían a ella como protagonista ya que recibía el galardón al personaje joya del año días después de que su extrema delgadez haya sido motivo de polémica y discusión.

Sin perder la sonrisa, Preysler, que lucía un suntuoso vestido de encaje en tonos dorados, a juego con los zapatos y un clutch, hizo caso omiso a las preguntas sobre su estado de salud, su delgadez, los rumores sobre su controvertida dieta macrobiótica, sus jaquecas o las pastillas que ingiere. Saludó, sonrió y departió confidencias con su hija, Tamara Falcó, digna sucesora de su madre aunque, en los momentos en que ambas compartan photocall, ella prefiera permanecer en su discreto segundo plano. De hecho, Tamara optó por el negro y el cabello recogido en una cola de caballo, aunque eso sí, calzando unos stilettos altísimos de pedrería.

Sólo el vertiginoso escote de Ariadne Artiles fue capaz de arrebatarle el poder omnímodo a Isabel Preysler. La modelo canaria, que sigue a caballo entre Nueva York y España, vestía un traje de pantalón y chaleco en cristal sin ropa interior retando así al frío de la noche madrileña y mostrando su extraordinaria anatomía. Lo mismo que Patricia Conde. Ella prefirió un vestido malla demostrando que los nueves meses de gestación no le han sumado ni un gramo.

A la fiesta también acudieron desde Genoveva Casanova, que en esta ocasión no estuvo acompañada de su ex marido Cayetano Martínez de Irujo, últimamente inseparables, a la actriz Leticia Dolera espectacular con un vestido rosa; Cari Lapique, Carmen Lomana, Anne Igartiburu, Ana García Siñeriz o Simoneta Gómez Acebo. Y entre tanta mujer bella, hombres elegantes como Luis Medina, Sebastián Palomo Danko o Boris Izaguirre.

Más Sobre...

Loading...