El cumpleaños más complicado de la tonadillera

Isabel Pantoja cumple 59 años en Cantora

Una reunión estrictamente familiar, con Isa Pantoja y su tío Agustín que han firmado una tregua

Isabel Pantoja

2 de agosto de 2015, 15:27

Cada 2 de agosto Cantora es, literalmente, una juerga flamenca. Una fiesta que, como poco, suele durar dos días, en la que la finca ubicada en Medina Sidonia (Cádiz) festeja el cumpleaños de Isabel Pantoja, la artista que mejor mueve la bata de cola sobre el escenario -eso dicen-. Familia, amigos, fans... todos pasan por Cantora para felicitar a la tonadillera, aunque sea previo pago (el año pasado, las fans pagaron 200 euros por asistir al cumpleaños). 

Claro que eso era antes. Este año, las cosas son muy distintas. Isabel Pantoja ha podido celebrar -por decirlo de alguna manera- su 59 cumpleaños en Cantora gracias a un permiso que llegó 'in extremis' el jueves pasado, de seis días, que permitió a la cantante abandonar la prisión de Alcalá de Guadaíra, donde cumple condena de dos años de cárcel por blanqueo de dinero desde el pasado 23 de noviembre.

Por si su estancia en prisión no fuera de por sí un trago duro de pasar, a Isabel Pantoja se le ha juntado además un buen número de problemas económicos (tiene sendas multas millonarias por pagar, una del juzgado y otra de hacienda), personales (su salud flaquea) y familiares (todos peleados). Vamos, que su vida, hoy por hoy, es un cuadro.

Su hijo, Kiko Rivera, acosado por las deudas, sigue trabajando de Dj, pero ya no cobra los bolos como antaño (se dijo que cobraba entre 6.000 y 10.000 euros por sesión). Su madre, doña Ana Pantoja, muy delicada de salud, aguanta como puede todos los acontecimientos que tiene que presenciar y eso que, por su bien, intentan ocultarle la mayoría de las cosas. Su hermano Agustín, que vivía a la sombra de Isabel, convertido ahora en el objetivo de reportajes, tertulias, chascarrillos y programas de televisión en 'prime time'. Y nos queda Isa Pantoja, la hija rebelde que, tras su paso por 'Supervivientes' y las dos entrevistas exclusivas concedidas a Lecturas, ha abierto tantos melones que Isabel Pantoja no sabe por dónde atajar tanto frente abierto. A saber: su tío no le habla desde los 12 años, no se siente igual de querida que su hermano, que espera que Cantora no se convierta en un circo como siempre...

Lo que sí parece seguro es que el 59 cumpleaños de Isabel Pantoja marcará un antes y un después en la familia que se hospeda (porque aquello parece un hotel) en Cantora. Al parecer, Isa Pantoja y su tío han firmado un pacto de no agresión presionados por la cantante. Lo mismo que a Anabel Pantoja, la prima defensora (o atacante, según a quién defienda), a la que tardaremos en volver a ver en televisión hablando de los Pantoja, por la cuenta que les trae. Kiko Rivera, por su parte, seguirá haciendo bolos para ayudar a su madre a pagar el segundo plazo de la multa que le impuso el juez -y que, por lo visto, aún no ha pagado-, retrasando sus propias deudas. E Isa Pantoja, convertida en una mujer que no calla y no deja pasar ya ni media, a la que su madre ha pedido encarecidamente que no eche más leña al fuego.

¿Víctimas de todo este marrón? Por un lado, tío Agustín, a quien se le ha acabado el ningunear a la hija de la cantante. Isa Pantoja ya comentó en 'Supervivientes' que no quería que su madre estuviera encerrada en Cantora. Y dicho y hecho. En ese segundo permiso, Isabel Pantoja fue a Sevilla, se paseó por el barrio en el que nació, Triana, se tomó un café en una terraza, fue al médico y también a la peluquería. Se dejó ver, saludó y sonrió a los vecinos y, sobre todo, no se escondió.

¿Más víctimas? Esta claro: los 'palmeros' de Isabel, quienes también tardarán en dejarse ver por Cantora, so pena de que Isa los vuelva a señalar con el dedo y su madre, la gran Isabel Pantoja, tenga que agachar la cabeza y darle la razón a la niña.

Para Isabel, este cumpleaños solo va a tener una alegría: volver a tener a sus dos nietecitos junto a ella. Francisquito -que pronto se irá a vivir a Londres con su madre, Jessica Bueno- y Albertito, el hijo de Isa, son los únicos que, ahora mismo, no le causan quebraderos de cabeza. Por eso, quiere disfrutar de ellos el máximo tiempo posible en estos días.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...