Su mujer descansa en París y ya ha hablado

Hollande, el 'presidente infiel', con Máxima

¿Y tú qué opinas?

François Hollande, Guillermo y Máxima
Gtres

20 de enero de 2014, 15:28

François Hollande, presidente francés ha protagonizado el escándalo del año tras airearse su relación con la actriz Julie Gayet, ha sido recibido esta mañana por los reyes Guillermo y Máxima de Holanda en el Palacio Noordeinde.

Por una vez, un hombre ha conseguido hacerle sombra a la reina holandesa, vestida con un diseño de seda en verde agua, con mangas tres cuartos acampanadas y casquete a juego con los guantes y el clutch. El semblante serio de Hollande no podía ocultar el delicado momento que vive. Su mujer, Valérie Trierweiler, ha abandonado este fin de semana el hospital, donde ingresó después que se hiciera pública la relación de Hollande con Gayet.

Él mismo lo confirmaba esta misma mañana: "Valérie Trierweiler está mejor y está descansando en este momento en la residencia de La Lanterne", situado cerca del castillo de Versalles, a las afueras de París. "No haré más comentarios", aseguró el mandatario francés, tras el interés suscitado, más aún después que se rumoreara que Gayet podría estar esperando un hijo suyo. Durante el tiempo que su mujer ha permanecido ingresada, Hollande ha acudido a verla solamente en una ocasión aunque, según RTL, la primera cadena de televisión francesa, han sido los médicos los que han prohibido al presidente visitarla.

La propia Valérie ha hablado por primera vez desde que se destapara el escándalo y lo ha hecho en Twitter, donde ha escrito: "gracias de todo corazón a todos los que me han enviado mensajes de apoyo y recuperación a través de Twitter, SMS o correo electrónico. Muy emocionada".

Lo más visto

  1. "Bárbara y Adara se metieron en un bucle demasiado espeso y me empezaron a hartar un poquito"
  2. ¿Quieres saber a qué famosa te pareces?
  3. El cambio radical de Kate Moss
  4. ¿Qué ha pasado para que Beatriz Luengo esté llorando como una Magdalena?
  5. Primeras imágenes y mensaje incendiario de Alba Carrillo desde Laponia