¡La preferimos al natural!

Heidi Klum, con y sin maquillaje

¿Y tú qué opinas?

heidi klum con y sin maquillaje

16 de abril de 2015, 12:04

¿Somos sólo nosotros o Heidi Klum está mejor sin gota de maquillaje que tras pasar por ‘chapa y pintura’? La modelo ha colgado un par de fotografías en su Instagram en donde nos muestra cómo es su "antes", al natural, y su "después", tras haber dejado que trabajen sobre ella pinceles, secadores, sombras y bases.

La alemana se transforma en cada sesión de fotos, y gran parte de culpa de que se produzca esta mutación la tiene el equipo de maquillaje y peluquería. En unos minutos la cabellera de Klum, con su pelo fino natural, pasa a ser la abultada mata de león (y no precisamente la de un #leoncomegamba), sus mejillas se hunden más y los pómulos sobresalen gracias al efecto de un buen ‘countouring’ (ese efecto tan de las Kardashian, de crear volúmenes utilizando sólo un bronzer y un iluminador). Sus ojos también experimentan el cambio. La mirada se rasga un poquito más y se potencian las pestañas, dando como resultado un ojo más sexy. Para rematar, dejamos que los que saben de iluminación hagan su trabajo. Que coloquen los focos de manera estratégica y que un buen haz de luz resalte los mejores rasgos de la modelo. ¡Y voilá! Así tenemos los ingredientes necesarios para que una mujer deje de ser la que llegó al set de trabajo, y se convierta en una completamente diferente.

Nosotros, por mucho maquillaje que se ponga, preferimos a Heidi con su cara natural. Los looks salvajes que los deje sólo para cuando el trabajo lo requiera y pedimos que nos siga regalando ‘selfies’ tan llenos de belleza como su ‘antes’.

Por Conchi Álvarez de Cienfuegos

Más Sobre...
Temas Relacionados

Lo más visto

  1. El peor momento de Antonio Orozco
  2. El nuevo dardo de José Luis Moreno dedicado a Sandra Barneda
  3. "Durante muchos años tuve miedo a hacerme las pruebas del VIH"
  4. Las cinco cosas que se llevó Alba Carrillo de casa de Feliciano López y que quizá tenga que devolver
  5. Esta semana, en Lecturas, Kiko, Makoke y sus hijos nos reciben en su casa