Entrevista tras 48 horas de su boda

Fran: "Ya sí estoy casado"

¿Y tú qué opinas?

fran rivera

14 de julio de 2014, 18:00

Por LUIS NEMOLATO

No hace ni 48 horas que pasó por el altar, pero Fran Rivera no desatiende sus compromisos profesionales. Emidio Tucci mostraba sus últimos diseños y Fran se sentaba en la primera fila del desfile para no perder detalle. Sin embargo, el chaqué que siempre cierra el carrusel de modelos, a él “ni fu ni fa” porque confiesa que si se lo pone será para acudir a las bodas de sus amigos. Se planta. Tres bodas son suficientes. Sobre todo porque “dónde voy a encontrar otra mujer como Lourdes”, resalta. Hará seis meses que formalizó su relación con la abogada, diseñadora e it girl sevillana, pero aquello fue por lo civil. Su ilusión era prometerse antes su Virgen, en su capilla de la infancia. Ni sus padres, ni sus abuelos pudieron estar. Julianín tampoco, pero ése es otro cantar.. El lugar de la madrina, a falta de Carmina Ordóñez, fue para “la única mujer que podía ocupar su lugar”, Cayetana, su hija. Ahora, dice “ya si estoy casado”. Y lo siguiente, un niño.

¿Cómo estás Fran?

Muy contento, feliz. Era algo muy importante para nosotros. Algo que nos parecía muy especial. Los dos somos creyentes y la boda civil está muy bien, sí, pero para nosotros, casarnos ante mi Cristo y mi Virgen era verdaderamente especial. Ahora, sí estoy casado.

¿Qué te pareció la novia? Vestida además con un diseño suyo

Muy guapa. Como debe de ser. Impresionante. Cuando la vi entrar dije: Uff, qué guapa. Estaba nerviosísimo en el altar, pero encantado. Me impresionó mucho.

No vimos a Julián en la boda...

Ay... Ya estás buscando... Cuando los compromisos mandan, mandan. No podía venir porque le era imposible con unas obligaciones de trabajo y nadie mejor que yo para entenderlo.

¿Y tu prima Belén?

Belén sí que estuvo.

Guapísima tu hija de madrina...

¿Verdad? Es que si no está mi madre, la única mujer que podía ocupar ese lugar era mi hija

A la tercera va la vencida, ¿no?

Sí, sí. Ya está. Se acabó. Sobre todo porque dónde voy a encontrar a otra mujer como Lourdes.

¿Te emocionaste mucho?

Hubo un momento la verdad en que sí, mucho, demasiado. Muchos recuerdos. Mi capilla, mi Virgen... cuando Manuel Lombo cantó la Salve, que la bordó, ahí, casi se me saltó una lagrimilla. Que soy muy lloroncete.

Imagino que se te pasaría por la cabeza tu madre, tu tía...

Todos. Mi madre, mi padre, mis abuelos... Lo que habrían disfrutado ese día. Ahí es ná.

¿Te ha llamado Eugenia o tu ex suegra Cayetana?

No. No tienen por qué. Y vamos a otra cosa.

Bueno. Oye, ¿y cuál va a ser la fecha de tu aniversario?

El 12 de julio. Para nosotros es la más importante. Que la boda civil fue muy bonita, ¿eh? Pero es más importante la de ayer. O sea, la de anteayer, que aún tengo resaca. (risas)

Y si hoy estás aquí en Emidio Tucci... ¿la luna de miel? ¿Habrá?

Claro que la va a haber, pero no se cuándo. Y no te puedo decir el sitio porque es sorpresa para la novia.

¿Kiko ejerció de Dj?

Se tuvo que ir a trabajar. Ohhhh (risas) Que las obligaciones mandan.

Ahora os queda darle un hermano a Cayetana...

Estamos en ello. Pero no viene... Esperemos que venga pronto.

¿Ese es tu sueño?

Soy un hombre de muchos sueños, pero sí, me encantaría tener más hijos. Darle un hermanito a Cayetana. Eso sería muy guay.

¿Niño?

Lo que venga que venga bien. Pediría un niño, que ya tengo a mi gordita.

Y si así fuera, ¿un torero que siguiera las estirpes?

Eso ya sí que no tengo ni idea. Que sea lo que quiera. Eso sí, si decidiera ser arquitecto, le podría ayudar porco, si decide ser torero, un poco más.

Cayetana ya estará a punto de echarse un noviete... ¿Cómo lo llevas eso?

Bastante regular o mal (risas). Pero como todos, me tocará aguantar el tirón.

De las bodas salen otras bodas. ¿Tu hermano qué tal se lo pasó?

Se lo pasó bien. Todos nos lo pasamos muy bien

Más Sobre...